El Gea

Mutilaciones de Ganado en Argentina 2002 (XXV)
El Informe Total

Por Gustavo Fernández - MysteryPlanet / Al Filo de la Realidad

SEGUNDA PARTE



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

Las profesionales, consultadas por "La Nueva Provincia", mencionaron que, antes que nada, se debería formar un equipo interdisciplinario para abordar el tema desde distintos ángulos.

"Lo ideal sería contar con biólogos, antropólogos, geólogos, patólogos, veterinarios y -por qué no- personas que estudien fenómenos paranormales o baquianos, entre otros", indicó Mensch.

"Además, hay que sumar a un especialista en metodología que vaya chequeando paso por paso, a fin de no dar ninguno en falso", añadió Arró.

Ambas aclararon que encarar una investigación seria implica también ser muy cuidadoso y crítico, abandonar creencias o sistemas de valores personales y trabajar con datos constatables por la vía científica.

En cuanto a las hipótesis por abordar, Arró destacó que, antes de crear nuevas, deben considerarse las de tipo histórico; es decir, las que han sido formuladas años atrás en otros países donde han ocurrido fenómenos similares.

"En los Estados Unidos y Méjico se han abordado muchas hipótesis al respecto que no fueron ni confirmadas ni disconfirmadas, salvo dos. A esas investigaciones habría que revisarlas, porque ha pasado mucho tiempo", sostuvo. "En ese momento se confirmó, por ejemplo, que los cortes no fueron hechos con los materiales conocidos en esa época (las décadas del '70 y del '80). Hoy, esto puede haber cambiado, porque la tecnología ha avanzado mucho y quizá ahora sí se pueda averiguar con qué fueron hechos", añadió.

Según su punto de vista, muy importante es desechar hipótesis que ya fueron disconfirmadas, tanto para no perder valioso tiempo como para no confundir a la gente o a los mismos investigadores.

En cuanto a las hipótesis nuevas, habría que incluir en las investigaciones el tema de la desaparición del agua de tanques australianos.

¿Cómo se entiende que haya desaparecido el líquido hasta dejar los tanques totalmente secos?", se preguntó.

"Asimismo, hay que trabajar con alguien que entienda de suelos y pueda indagar sobre las posibles señas que hayan sido dejadas en torno a los animales", añadió.

Para Arró, resulta obvio que se debe apuntar a lo comprobable con hipótesis científicas y no abordar explicaciones fantasiosas.

"En torno a estos casos, hay datos físicos y palpables cuya existencia no depende de si el investigador cree o no cree en ellos. Tal es el caso del suelo donde fueron encontrados los vacunos. Estos datos están y deben ser analizados con mucho rigor y bajo un control metodológico muy serio", recalcó.





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©