El Gea

Mutilaciones de Ganado en Argentina 2002 (XII)
El Informe Total

Por Gustavo Fernández - MysteryPlanet / Al Filo de la Realidad

SEGUNDA PARTE



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

El mayor exponente de la hipótesis del ocultismo como fuente de las mutilaciones lo fue, sin duda, el escritor, músico y poeta Ed Sanders, mejor conocido por sus libros sobre Charles Manson. Sanders publicó un boletín titulado The Cattle Report (El informe de ganado) que abarcaba el fenómeno de las mutilaciones desde esta perspectiva, sobre todo casos en que los ganaderos se encontraban con figuras encapuchadas en sus predios. "Se ha circulado el rumor -escribió Sanders- de que las sectas satánicas hacen uso de la sangre bovina y de los testículos de toros en ceremonias bajo la luz de la luna, y se han visto extraños personajes encapuchados que inspiran temor en los más valientes." Entre los casos citados por el célebre autor figuran la mutilación de una vaca en 1976 en Valley City, Minnesota, donde fueron vistas figuras encapuchadas que portaban luminarias, y otro en Enderlin, Dakota del Norte, donde un chofer vio un número de figuras encapuchadas cruzar la Interestatal 46 portando velas. Se había dado parte sobre animales muertos en dicha comarca.

De todos los escritos de Sanders, el más sobrecogedor es el que apareció en la revista Saga en el verano de 1977. Dicha nota comenta la existencia de un personaje identificado solamente como "Howard" pero cuya naturaleza y atractivo eran mucho mayores que los de Manson. Según las fuentes de Sanders, "Howard" había formado un núcleo de drogados y satanistas en la población de Cozad, Nebraska, cuyo afán consistía en arrastrar a la humanidad entera a una nueva era de violencia y terror de tal magnitud "que la tierra parecería un asilo de locos". El tenebroso "Howard" se consideraba "el maestro de las mutilaciones" y afirmaba tener seguidores en numerosos estados de la unión americana.

En 2001, Samuel Adams, un granjero del sur de EUA, publicó un singular librito titulado Cattle Mutilations-An Elusive Prey (Mutilaciones de ganado-una presa esquiva) en el que ponía de manifiesto sus largos años de experiencia en la industria ganadera y la manera en que los pequeños ganaderos estadounidenses acuden a subastas rurales para adquirir las vacas y sementales que necesitarán sus granjas.

En junio de 1996, Adams acudió a una subasta para comprar una vaca y se encontró con un personaje singular: un individuo de tez oscura, facciones que rayaban en la perfección, y una cabeza abultada de frente muy ancha. Los ojos del individuo tenían una brillantez excepcional, y su vestimenta un tanto raída estaba limpia y sin arrugar, como si se tratarse de un actor encarnando el papel de un granjero. Intercambiaron algunas palabras inconsecuentes, como suele hacerse en las subastas, hasta que comenzó el desfile de vacas disponibles para la venta. Al pasar una vaca Charolais, el extraño pareció experimentar un acceso de epilepsia, apuntando hacia el animal con el dedo y vociferando: "-¡Esa la que quiero, esa misma!" con el singular detalle de que su voz parecía provenir de todos los puntos del ruedo donde ocurría la subasta.

El extraño se dio la vuelta para mirar a Adams con una sonrisa lunática, diciendo: "Esa es la que quiero. Haga el favor de no pujar por ella."

Las demás vacas en el ruedo, según el autor, manifestaban señas de tener gran miedo del hombre, salvo por la Charolais, que se acercó a la cerca para hacer contacto con su mano extendida.





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©