El Gea

Mutilaciones de Ganado en Argentina 2002 (XLVIII)
El Informe Total

Por Gustavo Fernández - MysteryPlanet / Al Filo de la Realidad

PRIMERA PARTE



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

Luego de observar que el aparato desaparecía con dirección este, Dorado habría quedado en el lugar por espacio de una hora, hasta que logró incorporarse y caminar hasta su auto y regresó al pueblo en estado de shock. Apenas logró decir algo mediante señas y escrituras.

Auxiliado por su mujer y vecinos, el hombre fue internado en el hospital local donde es atendido por la médica Ana María Lazaric.

En el examen preliminar, Lazaric pudo verificar que en el dedo anular de la mano izquierda tenía un pinchazo en la parte superior de la uña, en la cutícula, no precisando Dorado si le había ocurrido en la labor cotidiana o en ese momento, lo que sí habría afirmado es que tenía un fuerte dolor en la mano.

El hombre recién en horas de la mañana logró hablar y dijo que es la primera vez que le ocurre un hecho de estas características. La Policía, por orden de la Unidad Regional de General Acha, a cargo del comisario inspector Carlos Muñoz, labra actuaciones judiciales con intervención del Tribunal Nº 2 de General Acha, a cargo del juez Álvaro Reyes.

En tanto la esposa de Dorado dijo en la tarde que su esposo se encontraba bastante bien, en su casa y que había recuperado el habla. La mujer solicitó que se le de a su marido un poco de tiempo para procesar lo sucedido.

Reveló que le era difícil describir la experiencia, porque cuando llegó a la casa "me abrazó y lloraba, no podía hablar". También sostuvo que su marido, ya más tranquilo, admitió que tuvo la intención de disparar con la escopeta, pero no pudo. Y con respecto al pinchazo en el dedo, lo tiene en la mano donde llevaba el celular, "ocurrió cuando se lo sacaron, aún le duelen un par de dedos y siente una picazón".

Luego del episodio, el subcomisario Daniel Rosane, que se encuentra de licencia pero que se puso a disposición para colaborar, informó que en varias oportunidades llamó al celular del chacarero, y sonaba un par de veces y luego hacía el ruido típico de cuando se aprietan los números para llamar.

En otro intento, comprobó que lo atendían, pero sólo se escuchaba una respiración y finalmente, en sucesivos intentos, la operadora informaba que estaba apagado o fuera de alcance.

El chacarero nació y vivió en el campo hasta hace diez años. Hoy, radicado en esta localidad pampeana, visita el lugar todos los días. Se trata de unas pocas hectáreas ubicadas a cuatro kilómetros al norte de la localidad, a la vera de la ruta 35, con un monte de caldenes y algarrobos con juncos que crecen a la orilla de un arroyo que cruza el campo.





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©