El Gea

Mutilaciones de Ganado en Argentina 2002 (X)
El Informe Total

Por Gustavo Fernández - MysteryPlanet / Al Filo de la Realidad

PRIMERA PARTE



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

LA TEORÍA NATURALISTA

Ya saben en qué consiste: Desde la víspula germánica o "avispa chaqueta dorada", ratas campestres, zorros, aguaráes guasúes, el "gato chaqueño", caranchos y cuánta fauna autóctona depredadora o carroñera fuese plausible, han sido acusadas de "mutiladoras" por parte del establishment científico. De hecho, las dos primeras especies adquirieron status oficial cuando el organismo competente argentino le adjudicó la responsabilidad al escurridizo roedor, mientras que su respectivo uruguayo lo hizo con el aguijoneante volador. Repasemos entonces con más detenimiento estas posturas, que trataron de dar "carpetazo final" a este tema. Y acentuamos el "trataron" porque si bien los medios, coherentes con su función informativa, los difundieron, en muchos casos esos argumentos fueron acompañados de dubitativos cuando no abiertamente despectivos comentarios, no menos despectiva que la opinión de un público - dentro de lo que mayoritaria e informalmente hemos consensuado- que literalmente se sintió estafado por la "solución" aportada. Hasta los mismos objetivos, distantes y moderadamente escépticos medios periodísticos que habían tomado al principio con sorna estos hechos para adherir después a una corriente "psicosocial" o de explicación política, no pudieron menos que señalar lo poco creíble de la definitiva versión oficial.

¿Pero porqué tanta resistencia a esta hipótesis? Luego abundaremos en otras consideraciones, pero digamos a título introductorio que la reflexión más sencilla -pero también más veraz- que despertó es que ello significaba tratar a nuestros hombres de campo (algunos iletrados, sí, pero pletóricos de experiencia en su ámbito; en muchos otros casos, ingenieros agrónomos, agrotécnicos, veterinarios, etc.) como ignorantes totales pero además, idiotas mendaces. Porque significaba que si la explicación era tan sencilla esta gente, viviendo su vida en el campo parece estar alarmada por algo que necesariamente habría debido producirse en otras épocas también, cosa de la que, ciertamente, nadie guarda recuerdo. Claro es que algún lector puede argumentar que el ratoncito de marras podría estar atravesando algo así como un cambio de hábitos, o una explosión demográfica, inasible mutación generada por vaya a saberse qué circunstancias. Nuevamente y por principio de economía de hipótesis, esta alternativa abre tantas preguntas y presenta tantos obstáculos -además del hecho que, por definición, es improbable- que realmente no se sostiene por sí misma.





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©