El Gea

Argentina, Brasil y EUA.
De la Triple Alianza al MERCOSUR (1870-2002) (IX)

Moniz Bandeira y la comunidad sudamericana de naciones

Por Alberto J. Sosa


Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

En Argentina, las Fuerzas Armadas derribaron a Frondizi (1962) y asumieron el gobierno directamente en 1966. La dicotomía agro versus industria, recrudeció con la disputa por la administración de los escasos recursos disponibles, dentro de un contexto de debilitamiento del Estado y protesta social. Los sectores dominantes no pudieron o no supieron llegar a acuerdos y el conflicto prevaleció, en detrimento del bienestar general. Argentina perdía otra oportunidad en perjuicio de su sociedad y de su rol en el Cono Sur.

A partir de los golpes militares de Brasil (1964) y de Argentina (1966), se produjo un cisma en la relación bilateral que recrudeció con la crisis de las represas de Itaipú y Corpus. Recién en 1979, cuando ambos Estados aún estaban gobernados por sus respectivas Fuerzas Armadas intentaron un reacercamiento a través de la firma del Tratado Tripartito, para superar el conflicto suscitado en torno de las represas. El Presidente Figueiredo (1980), realizó una visita oficial a Buenos Aires (la primera de un jefe de Estado brasileño desde 1935), donde suscribe con el Presidente Videla una serie de Protocolos de Cooperación, incluso en el área militar para la fabricación conjunta de aviones y misiles y en el campo de la energía nuclear. Otros protocolos fueron la colocación en órbita en común de un satélite de comunicaciones, varios acuerdos de abastecimiento entre Siderbras y Fabricaciones Militares de Argentina, la interconexión entre los sistemas eléctricos de los dos países, un acuerdo para evitar la doble tributación y la evasión fiscal, la construcción de un puente internacional sobre el Río Iguazú, un acuerdo sobre cooperación científica y tecnológica, etc.

Durante la Guerra de Malvinas (1982), Brasil defendió el derecho de Argentina sobre las Malvinas y asumió la representación de sus intereses en Londres. El gobierno de Figueiredo mantuvo una posición de neutralidad, aunque imperfecta, favorable en los hechos a la Argentina. El Presidente Figueiredo decidió que el Ministro de Aeronáutica, Délio Jardim de Matos, proporcionase a la Argentina unos doce o catorce Xavantes (cazas a chorro), los primeros fabricados por Brasil y que ya estaban dejando de ser usados por la Fuerza Aérea. No cobró nada por ellos y tal vez no llegaron a entrar en operación por la breve duración del conflicto. Brasil también cedió a la Argentina algunos aviones EMB 111, fabricados por la Embraer, ya usados por la Fuerza Aérea brasileña, a fin de que patrullasen el litoral y acompañasen los movimientos de la escuadra británica. Los propios oficiales brasileños tuvieron que pilotear tales aparatos, en sus vuelos de rastreo sobre el Atlántico Sur, dado que no hubo tiempo para entrenar a una tripulación argentina.





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©