El Gea

Latinoamerica o Suramérica (II)

Por Julio Fernández Baraibar


Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

Pero también es cierto, y esto a cincuenta años de estos hechos es necesario establecer, esa propuesta estratégica, esa idea fuerza, esa profunda convicción de nuestra unidad de destinos, no tenía entre nosotros, incluso tan tarde como en los años setenta, precisiones tácticas.

Veíamos y planteábamos en artículos y discursos una profunda conexión entre la Revolución Peruana de Velazco Alvarado, la presidencia socialista de Allende, la Revolución Cubana, la gesta de Albizu Campos, la derrota de Arbenz, el asesinato de Eliécer Gaitán y el retorno de Perón. Sabíamos que todos esos movimientos y los que me olvidé de enumerar, estaban signados por nuestra unidad inconclusa. Sosteníamos -estoy hablando de la década del 70- que debían ser vistos, no en el marco de las pequeñas nacionalidades, sino como expresiones locales de una sola aspiración continental, que no estábamos en condiciones de precisar.

Mi descubrimiento personal del discurso del general Perón en la Escuela de Guerra en 1953 data de principios de la década del 90. Por supuesto que esto puede atribuirse fácilmente a una gran distracción de mi parte. Pero puedo asegurar, y afortunadamente hay muchos amigos de la época que pueden atestiguarlo, que ese discurso y la política activa y detallada de Perón en su proyecto del ABC no era, en 1973, un dato conocido en nuestra argumentación.

Asumíamos la consigna de Perón de que -el siglo XX nos encontrará unidos o dominados, como una adecuación del viejo caudillo a los nuevos tiempos. Ignorábamos, ignoraba yo, todos sus antecedentes.

Para mí, el descubrimiento de este discurso y algunas reflexiones de Alberto Methol Ferré al respecto fueron iluminadoras, pero esto ocurrió -en mi caso- a fines de la década del 80. Y puedo asegurarles que esta revelación tuvo en mi espíritu una enorme importancia en el intento de generar un pensamiento y una acción en el sentido apuntado.

La verdad es que el discurso de 1953 revela a un Perón que yo, personalmente, desconocía en su enorme significación, osadía, anticipación y visión estratégica. Decía don Arturo, a propósito de otra cosa, que -en todas partes se cuecen habas, y en mi casa a calderadas.

Quiero decir con esto que la lectura e investigación sobre ese discurso y sus antecedentes políticos y diplomáticos, me hicieron poner en una nueva luz al General Perón, a quien, una actitud crítica hacia los peronistas, motivada por razones políticas de momento, no había podido ver.





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©