El Gea

Cómo la Argentina perdió la Patagonia (I)

(Un Cuento Fantástico)



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

Salvador San Martín 21.2.84

El día 14 de agosto de 1985 estaba de guardia en el tablero central del despacho Eléctrico de Cargas, el Ing. Bonifacio Astigueta, quien como era habitual en él, escudriñaba en forma personal todas las señales luminosas del tablero.

A las 18 y 30 horas, cuando se disponla a retirarse, un auxiliar llamó su atención sobre el indicador de en-ganche de la Línea de Alta Tensión de El Chocón Cerros Colorados, que titilaba indicando alguna anor-malidad. El Ing. Astigueta accionó enseguida el control de fallas de tablero por si se trataba de una pertur-bación eléctrica y como la señal intermitente continuara y en previsión de un sorpresivo desenganche de la línea, ordenó, por el circuito telefónico, el estado de alerta de la Central Costanera Sur y de Salto Grande, preparándose para reemplazar cualquier falta de corriente de El Chocón.

Cuando tuvo todo bajo control tomó el teléfono para comunicarse con el control de la Central de El Cho-cón y con ojos dilatados de espanto escuchó la siguiente comunicación: "Aquí Comando Suicida El Cho-cón a nombre del Gobierno Provisional de los Estados Unidos de la Patagonia comunican a ese despacho de carga para su retransmisión al Presidente de la Nación Argentina lo siguiente:

1º) En el día de la fecha nueve comandos suicidas integrados por ciudadanos patagónicos y bajo instruc-ciones del Gobierno Provisional de los Estados Unidos de la Patagonia, presidido por el Dr. Aníbal Ale-jandro Garmendia, han tornado posesión de las Centrales de El Chocón, de Cerros Colorados, (planicie Banderita y desviador de Man Menuco), de Alicurá, de la central de Arroyito y de Confluencia, de las plantas compresoras de gas natural de Loma de La Lata, Pico Truncado y Cerro Cóndor. En ningún caso se han producido bajas entre el personal de las plantas ni tampoco entre los comandos de ocupación.

2º) Cada comando ha procedido a dinamitar los puntos neurálgicos de cada central o planta, de modo tal que una detonación! afectará incluso a las instalaciones fijas de los rodetes de turbinas o moto compre-sores de gas. Los daños han sido proyectados para que ninguna instalación pueda ser puesta nuevamente en funcionamiento antes de tres años y hasta cinco años, según los casos.





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©