Eduardo J. Carletti

Los insectos (VII).

Por Eduardo J. Carletti.


Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

Los ejes rígidos a que antes hemos aludido forman la nerviación alar, cuyo estudio viene a ser uno de los puntos más difíciles de la Entomología. Pero no todas las nerviaciones son de igual importancia, y por eso se las puede distinguir en principales y secundarias. Por otro lado, forman campos más o menos distintos en el ala, o constituyen celdillas cerradas, cuyo número, posición, etc., es en extremo variable. Este hecho proporciona excelentes caracteres para la clasificación de los insectos. En unos, las nerviaciones son tan numerosas y las celdillas tan abundantes que el ala tiene el aspecto de estar formada por un pedazo de gasa, como ocurre en las libélulas; y en otros, las celdillas son pocas en número, pero muy definidas en estructura y posición. También son muchos los insectos en que las nerviaciones no llegan a formar células o celdillas cerradas.

La superficie alar, como la del cuerpo, puede ser lampiña; pero es muy frecuente que se halle cubierta de pelitos. En todas las mariposas lo está de escamas empizarradas.

El movimiento de los dos pares de alas durante el vuelo suele estar coordinado en muchos insectos, actuando ambos pares con simultaneidad, como si fuesen uno solo, para lo cual existen diversos medios de sujeción de las alas anteriores con las posteriores según se verá en los capítulos destinados a los himenópteros y lepidópteros.

La región abdominal

El abdomen está compuesto por una serie de segmentos, variables en número y desarrollo, pero que, en general, son semejantes entre sí. La articulación de unos segmentos con otros varía también mucho, pudiendo presentar toda clase de movimientos, como ocurre en las tijeretas y los coleópteros estafilínidos, o bien ser rígido, como si fuese de una pieza. En algunos insectos, pertenecientes a grupos muy distintos, se observa que los segmentos terminales del abdomen son cada vez más finos y están retraídos unos dentro de otros, como los elementos de un telescopio; y no se distienden sino en el momento de la puesta para poder introducir los huevecillos a una cierta profundidad en el suelo o en los tejidos de un vegetal, haciendo el papel de un oviscapto, aunque no pueden considerarse como un oviscapto verdadero, pues éste es de origen apendicular.

La articulación del abdomen con la región torácica puede ser por toda su anchura, en cuyo caso se dice que es sentado, o por medio de un pedículo o peciolo. Conviene recordar que en la mayoría de los himenópteros el primer segmento abdominal pasa a formar parte de la región torácica, por lo que el primer segmento aparente de los que constituyen el abdomen en dichos animales es, en realidad el segundo.





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©