G. Esquivel

El Deporte, las Malvinas y los Argentinos (VIII)



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

El comandante de la Flota Británica, Almirante John Woodward se comunicó dos (2) veces con la Primer Ministro Margaret Tatcher para informarle QUE LAS TRIPULACIONES DE LA FLOTA BRITANICA, TODOS LOS TRIPULANTES SE SUBLEVARON POR SEGUNDA VEZ, QUE QUERIAN VOLVER A INGLATERRA !! La Ministra le contestó que si el quería regresar a Inglaterra, que lo haga envuelto en la bandera inglesa (que llegue muerto en su bandera). Los últimos días de la guerra, Inglaterra tuvo la ayuda norteamericana de recibir los temibles misiles "AIM 9 Sidewinder", que disparados desde cualquier lugar, cualquier punto cardinal, llegaba a su objetivo.

Queridos amigos, los últimos días de la guerra fueron terribles, los argentinos con pocos aviones inventaban todo tipo de recursos para aplastar a los ingleses porque esos días dos ejércitos se batían como verdaderos caballeros de la guerra, y los ingleses no podían creer los que hacían nuestros soldados, nuestros marinos y la Fuerza Aérea. Las últimas escuadrillas de aviones argentinos partían desde las bases en el continente argentino porque muchos aviones propios habían sido derribados, escuadrillas compuestas de cuatro aviones cada una, iban a combatir y cuando regresaban al continente, los mecánicos de esos aviones quienes aguardaban en la pista de aeronaves para ponerlas nuevamente en servicio de sus averías por fuego enemigo, de ocho (8) aeronaves que despegaban y combatían solo llegaban dos o tres, algo terrible, que los pilotos desciendan de sus aviones llorando y abrazados a los mecánicos de sus aviones por la pérdida de sus compañeros de años...y después, esos mismo pilotos debían salir nuevamente a combatir, había que ser muy hombre, algo que demostraron muchas veces, como lo hizo en ese momento el Capitán Pablo Carballo, piloto de combate argentino, quien no solo escribió el libro "Dios y los Halcones" sino que demostró mucho valor en los combates contra la Flota Invasora, hoy por circunstancias injustas de la vida es Comodoro Retirado, pero como subalterno de él, no tengo dudas que como Comandante de la Fuerza Aérea hubiese sido un excelente conductor y ejemplo. Una vez, me contaron que los mecánicos estaban esperando a los aviones de combate al lado de la pista de aeronaves y miraban sus relojes pulseras, hacían cálculos que la autonomía de vuelo del combustible de los aviones ya había pasado y sabían de antemano quienes habían muerto con honor en combate, algo terrible para quienes por muchos años formaron un equipo para que un avión vuele: piloto - mecánico. Me imagino lo que debe ser para un mecánico de avión, de quien él le dio confianza a su piloto asignado para que vuele seguro y sin problemas. En tierra, los soldados del ejército y la marina se batían con los ingleses, quienes tenían mejor armamento, en calidad y cantidad. Por problemas logísticos no llegaron los cañones de fabricación argentina de 155 mm, que de ser así, el curso de la historia hubiese sido otro. El BIM 5 de la Marina volvió locos a los ingleses, no los dejaban avanzar y a veces retrocedieron, Batallón de Infantería que cuando finalizó la guerra, seguían peleando, un ejemplo del deber y amor a su patria... y el RIM 25 del ejército también se hizo respetar por los británicos. Como los ingleses no nos respetaría cuando el muerto en combate Teniente Primero Esteban junto a sus Suboficiales y Soldados, repelieron que tres helicópteros Gazelle ingleses puedan acceder a territorio argentino, efectuando todos en grupo con sus ametralladoras, fuego concentrado sobre los objetivos, derribando a dos helicópteros y dejando a uno fuera averiado? Y debo mencionar que un Soldado Argentino, solo con su fusil derribó un Sea Harrier Inglés, cuando uno de los proyectiles penetró la estructura de la cabina de la aeronave, matando a su piloto atravesando la bala su cuello. El ejército enemigo sintió miedo y respetó por los argentinos y quedó comprobado, como bien dijo un combatiente inglés en un programa de cable: los dos ejércitos estábamos cansados, no dábamos mas, cuanta razón que tenía. En esta guerra, quedó demostrado mundialmente la capacidad de los argentinos en su valor, moral, amor a la patria, su ingenio, su creatividad para salvar a los aviones cuando se caían al mar, su rapidez mental y por sobre todas las cosas, se hizo respetar por uno de los mejores ejércitos del mundo, contra un Imperio, contra una Potencia Mundial que necesitó ayuda de los norteamericanos y chilenos porque no se olviden que muchos pilotos argentinos murieron porque cuando despegaban de las bases argentinas hacia las Islas Malvinas, los chilenos captaban sus figuras y comunicaciones en sus radares y les pasaban esa información a las posiciones a los Ingleses, quienes los esperaban para derribarlos".





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©