El Gea

Rayos no, gracias (III).

Por Angel Rodríguez Montes.


Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

La prevención.

Es una responsabilidad de todos, la necesidad de una protección eficaz del rayo es evidente en muchas actividades humanas. Quien se tiene que proteger somos nosotros, no tenemos que excitar ni atraer la descarga brutal del rayo. Tenemos que transferir la carga eléctrica atmosférica pacíficamente, antes de que el rayo se forme y evitar, así, su caída o impacto directo.

Nuestra obligación, como empresa, es informarle de algunos temas relevantes del fenómeno rayo y sistemas de protección (Pararrayos). Es conveniente analizar la problemática actual y las necesidades reales de protección del rayo que necesitamos cada uno de nosotros según la tipología de cada instalación. También, queremos dar a conocer los diferentes principios de funcionamiento de algunos pararrayos.

El rayo: sus efectos, repercusiones eléctricas y algunos sistemas de protección directa (pararrayos)

Rayo es la reacción eléctrica causada por la saturación de cargas electroestáticas que han sido generadas y acumuladas progresivamente durante la activación del fenómeno eléctrico de una tormenta. Durante unas fracciones de segundos, la energía electroestática acumulada se convierte durante la descarga en energía electromagnética (el relámpago visible y la interferencia de ruido), energía acústica ( trueno) y, finalmente calor. El fenómeno rayo se representa aleatoriamente a partir de un potencial eléctrico atmosférico ( 10/45 kV), entre dos puntos de atracción de diferente polaridad e igual potencial para compensar las cargas.

La densidad de carga del rayo es proporcional a la saturación de carga electroestática de la zona. A mayor densidad de carga, mayor es el riesgo de generar un líder y a continuación una descarga de rayo.

El líder o guía escalonada (Step Leader) es el trazador que guiara la descarga del rayo a la zona donde se genere. El rayo tiende a seguir un camino preparado, es la concentración de transferencia de electrones (10.000 Culombios por segundos) en un punto concreto para compensar las cargas electroestáticas de signos opuestos. Durante su generación y en función de la transferencia de carga, el fenómeno se puede representar (Efecto Corona ) en forma de chispas eléctricas generalmente de color verde-azul y con fuerte olor a ozono ( ionización del aire). No es constante ni estable y puede viajar y moverse en función de los puntos calientes de ionización (fuego de Sant Elmo). Cuando se visualiza este fenómeno, el campo eléctrico-Atmosférico de alta tensión es tan grande que los pelos de la piel se ponen de punta hacia arriba y la descarga de rayo se puede representar.





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©