El Gea

Plan de la Economía Nacional y el Presupuesto del Estado (VII).

Por José Luis Rodríguez

Segundo período ordinario de secciones de la Asamblea Nacional del Poder Popular en la VI Legislatura, del 23 de diciembre del 2003.

(Versiones Taquigráficas - Consejo de Estado de Cuba)



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

El Banco Central ha llevado a cabo un trabajo sostenido e inteligente respecto a las obligaciones a corto plazo, que presionaban la balanza de pagos, y ha logrado reprogramaciones que mejoran nuestra holgura financiera y son expresión de confianza en la solidez de nuestra economía.

Nuestra estructura económica y el modo de funcionamiento de ella cambiaron. No lo hizo la base de propiedad social sobre la que se asienta la parte ampliamente decisiva de la economía.

Ni privatización masiva, ni apertura indiscriminada, ni mercado desregulado, fortaleciendo a los fuertes y debilitando a los débiles.

En estos diez años de duro batallar, y en especial a partir del combate victorioso por el regreso de Elián y la Batalla de Ideas planteada, la transformación social ha sido profunda y de tanta amplitud, que sería imposible e incluso innecesario pretender una enumeración siquiera de todos los programas y las acciones sociales en curso, que establecen las bases esenciales para un desarrollo humano integral.

La economía nacional tiene quizás como mayor virtud la de haber apoyado la realización de esta Revolución dentro de la Revolución, que trasciende el estrecho límite de las transacciones mercantiles y desborda cualquier concepción sobre el desarrollo existente en este mundo globalizado, neoliberal, en profunda crisis de valores humanos donde 842 millones de personas padecen hambre y la cifra tiende a incrementarse en cinco millones cada año, y donde el Banco Mundial revela que la corrupción involucra cada año una cifra que oscila entre 1,5 y 3 millones de millones de dólares.

Las modestas cifras empleadas por Cuba en sus programas sociales con ejemplar efectividad están a distancia sideral de las astronómicas sumas que mueven la corrupción, el narcotráfico, la especulación financiera, la producción y venta de armas de destrucción masiva y de todo tipo, o la publicidad comercial.

No poseemos armas de destrucción masiva, pero frente a la desbocada agresividad del imperio y su política hegemónica, la Revolución Cubana tiene un arma moral letal: el ejemplo de un país que ha sido capaz de resistir y de hacer mucho con muy poco.





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©