El Gea

Venezuela: profanaciones, cubanización y compartimientos estancos (I).


Por Dic. 13, 2003: Ambito Iberoamericano, Editorial.


Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

La saña de los hechos ocurridos en la plaza de Altamira - respecto de los cuales se ha hecho silencio casi absoluto fuera de Venezuela - hacer recordar la furia antirreligiosa de las grandes revoluciones de la Historia

El 6 de diciembre pp., la plaza de Altamira, en Caracas -símbolo de la oposición pacífica al gobierno procastrista de Chávez y palco de dos sangrientas masacres de opositores en abril y diciembre de 2002- fue escenario de profanaciones contra dos imágenes de la Virgen María, con una saña en la cual no faltaron crudas notas de perversión moral y sexual. Es lo que narra la periodista venezolana Eleonora Bruzual, en artículo-denuncia cuyo texto completo ponemos a disposición de nuestros lectores.

Mientras numerosos caraqueños estaban reunidos en la plaza Altamira, recordando a sus mártires y rezando por ellos, centenas de militantes prochavistas irrumpieron en el lugar armados con objetos contundentes, usando boinas rojas y vistiendo ropas con fotos del "Che" Guevara, pasando a agredir a los presentes. Acto seguido, se ensañaron con dos imágenes de la Virgen María, que se encuentran en la plaza para la veneración de los caraqueños.

"A la Virgen de la Rosa Mística la pusieron en el suelo y, en un ritual espeluznante, entre bailes, risas macabras y violencia sin fin, uno de los diablos esgrimió un palo y de un solo golpe decapitó a la Virgen, ante el júbilo enfermo de uno de los delincuentes", narra Bruzual, quien añade que la segunda estatua, de la Virgen Milagrosa, "fue bajada de su pedestal, fue bailada en una especie de rito escalofriante, para terminar pintándole círculos rojos en la sien y en la espalda", siendo objeto de actos de aberraciones sexuales y morales inenarrables (cfr. Eleonora Bruzual, "Satanás se complace", El Nuevo Herald, Dic. 13, 2003).

El vicepresidente de Venezuela, José Vicente Rangel, negando todas las evidencias, comentó cínicamente que "están hablando que hubo destrozos, eso es completamente falso, a lo mejor lo hicieron ellos mismos después"; añadiendo que pasó posteriormente por la plaza Altamira y que "para mí fue muy satisfactorio que ese santuario de la derecha, ese coto vedado, desapareciera".





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©