El Gea

El Vostok (II)

Un enorme lago subglacial en la Antártida

Por CERIDE


Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

¿Qué sabemos del lago Vostok?

Su extensión se ha estimado a partir de la topografía anormalmente plana de la superficie del hielo sobre este cuerpo de agua -el manto de hielo es diez veces más plano sobre el lago que en sus alrededores-. De esta manera, y utilizando tecnología satelital, se ha establecido que el Vostok se extiende por 280 km en dirección N-S, y entre 50 y 60 km en dirección E-O. Los estudios sísmicos han demostrado que la profundidad del lago varía desde aproximadamente 670 m, en su extremo norte, pasando por 500 m en un punto situado debajo de la Base Vostok -donde la cobertura de hielo alcanza los 3750 m-, hasta pocas decenas de metros en el sector norte del mismo, donde el espesor de hielo es de 4150 m. Asimismo, otros estudios permitieron estimar que el lago oculta hasta 4-5 km de sedimentos acumulados en su parte central, y unos 90-300 m de los mismos debajo de la citada Base.

A pesar de la limitada información disponible, se especula que el lago ocupa una depresión estructural formada en una zona de fracturamiento, y que su origen podría ser similar al de los lagos Baikal (Rusia) y Malawi (África). Si esta hipótesis fuera correcta, el lago podría contener un espeso sedimento, elevado flujo calórico y aun aguas termales.

El hielo que cubre el lago ha sido perforado en cercanías de la estación Vostok, llegándose a una profundidad de 3632 m. Esta perforación comenzó en 1989, mucho antes de que se confirmara la existencia del lago, y se detuvo a unos 120 m sobre la interfase hielo-agua porque se temió contaminarlo. El "testigo" de hielo es el más largo que alguna vez se haya recuperado, y sus 3000 m superiores documentan el clima mundial de los últimos 400 mil años.

Profundidades que informan

Por debajo de los 3538 m, el hielo presenta largos cristales, muy baja conductividad eléctrica y bajo contenido de gases. En la mayor parte del testigo de hielo hay microorganismos, incluyendo bacterias junto con microalgas y hongos en distintos horizontes ubicados a profundidades de hasta 2750 m (equivalentes a 240 mil años). También se registró polen de plantas superiores y polvo de diferentes orígenes, lo cual lleva a pensar en un largo transporte aéreo más que en un crecimiento en el lugar.





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©