El Gea

Episcopado colombiano y "diálogo" con narco-guerrillas: ¿solución o retroceso? (II).

Por CubDest Servicio de Difusión.


Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

En el centro de toda esta cuestión parece encontrarse la palabra "diálogo" y el uso "talismánico" que tantas veces se le ha dado, a lo largo del siglo XX y en lo que va del siglo XXI, para desmovilizar a quienes defienden los principios de la civilización cristiana, con evidente beneficio para las izquierdas.

El diálogo es una conversación, generalmente entre amigos; y no podemos olvidar que es diferente de una discusión, polémica o controversia, propia de quienes tienen posiciones contrarias o antagónicas.

En el caso de Colombia, un "diálogo" franco presupondría, entre otros requisitos fundamentales, sinceridad y buena fe de las partes. No dudamos que la posean los miembros del Episcopado colombiano, que proponen con tanto empeño ese diálogo.

Pero, ¿cómo pensar que tengan sinceridad y buena fe los guerrilleros colombianos, que cuentan en su triste haber con el cruel asesinato del obispo de Arauca, monseñor Emilio Jesús Jaramillo y, según fuertes indicios indican, también del arzobispo de Cali, monseñor Isaías Duarte Cancino, así como de varios sacerdotes y de numerosísimos fieles?

Planteamos estas respetuosas dudas e interrogantes con sincero espíritu de colaboración, en favor de la prosperidad cristiana de la querida nación colombiana, nuestra hermana sudamericana.

Postdata: Junto con el asesinato de altos prelados y de tantas personas inocentes, pocos hechos demuestran la crueldad de las narco-guerrillas como uno ocurrido en la pasada Semana Santa. El niño Irwin Orlando Ropero, de diez años, fue engañado por miembros de las FARC que le entregaron una bicicleta bomba y lo enviaron en ella hasta un retén militar en la entrada del municipio de Fortul (provincia de Arauca), donde la detonaron a control remoto junto con el propio niño.

"Utilizar un niño para que él mismo y muchas otras personas murieran y quedaran heridas, es un crimen abominable, es un crimen que clama al cielo. Quienes perpetraron, quienes organizaron esa bicicleta-bomba y obligaron e intimidaron al niño a que la llevara, tienen ese signo de Caín, son malditos", exclamó el cardenal Rubiano.

Las FARC, no contentas con ese crimen, se camuflaron en la procesión de Viernes Santo en el municipio de Dolores (provincia de Tolima) y mataron a tres personas -incluyendo un joven de 14 años- en un intento por asesinar a la alcaldesa, Mercedes Ibarra.





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©