El Gea

Foro Social Mundial: Chávez y el "dilema" venezolano (II).

Por CubDest Servicio de Difusión.


Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

Desde La Habana, en un discurso televisado en el cual elogió el FSM, el dictador comunista Fidel Castro dio instrucciones a la nutrida delegación cubana para "denunciar la ofensiva imperialista y fascista contra la revolución bolivariana de Venezuela".

Sin embargo, hasta los más cercanos aliados de Chávez perciben que su impopular gobierno se encuentra ante un arriesgado "dilema" y, junto con él, las fuerzas de izquierda que a nivel internacional lo apoyan. Lo manifestó el canciller cubano Felipe Pérez, quien viajó a Porto Alegre acompañando a Chávez, al explicar que el desenlace de ese "dilema" podrá tener graves consecuencias políticas: si Chávez es derrotado, "sería un retroceso histórico" de enormes proporciones para el continente. Con esta declaración se hizo eco de la advertencia hecha en Porto Alegre por el propio presidente venezolano: "Del resultado del proceso que ocurre en Venezuela depende el futuro de América Latina".

Sobre el supuesto apoyo mayoritario del pueblo venezolano a Chávez, alegado por éste y por Cassen, pocos saben que en las 5 elecciones y referendos constitucionales efectuados entre diciembre de 1998 y julio de 2000, la votación gobiernista osciló entre 2,8 y 3,7 millones, lo que representa respectivamente el 26% y el 35% de los 11 millones de personas registradas para votar. Esa limitación, que ha sido cuidadosamente silenciada por los chavistas, puede ser una de las principales razones por las que el presidente venezolano se muestra contrario a adelantar las elecciones solicitadas por la oposición.

Por fin, las divergencias entre dirigentes del FSM, en torno a la presencia de Chávez, no se deben tanto a sus objetivos socialistas, que prácticamente nadie entre ellos pone en discusión, sino a sus métodos de confrontación. Estas divergencias corresponden al "mar de fondo" y a la actual "lucha de poder" en el seno del FSM entre "reformistas" y "grupos radicales vinculados a la extrema izquierda", importante fenómeno al que se refirió el periodista gérard Desmedt, de la revista de la "izquierda católica" francesa La Vie. En efecto, la resolución de esa pugna en un sentido u otro podrá definir los rumbos del proceso revolucionario en países como Venezuela, Brasil y Cuba.

Históricamente, la política de confrontación llevada a cabo por sectores radicales de izquierda ha despertado reacciones inclusive entre sectores indolentes y pacatos de la opinión pública internacional. Se trata de consecuencias perjudiciales para el proceso revolucionario, fruto del "voluntarismo", tal como lo denominó Lenin, un problema muy comentado en el 3er. FSM. En sentido contrario, el avance izquierdista a velocidades más lentas, con estrategias basadas en palabras-talismánicas como "diálogo", "consenso", "paz", "amor", etc., ha tenido y tiene en estos momentos un poder anestesiante capaz de hacer aceptar osadías revolucionarias que, si fuesen aplicadas bruscamente, despertarían rechazos, polémicas y hasta convulsiones en el cuerpo social.

A pesar de su capacidad de articulación y su poder, las izquierdas parecen avanzar pisando sobre huevos en Venezuela, Brasil, Ecuador y otros países. Es sintomática en este sentido la advertencia de Fray Betto, un "teólogo de la liberación" brasileño y alto asesor de Lula, que estuvo presente junto a éste en el 3er. FSM: "La izquierda ya no soporta más fracasos", "el propio Lula ha dicho que no podemos fracasar, él ha hablado de los casos de la izquierda en Polonia, en Nicaragua, en Chile... propuestas populares, progresistas, que por diversos factores fueron abortadas".





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©