Conozca a los creadores de Andinia.com

"La culpa es del árbitro" (III)



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

Hay que entender de una vez por todas que los árbitros no son algo "accesorio" en un juego.

Debe comprenderse que un juego lo es por poseer una serie de reglas. Debido a que los seres humanos no son en general honorables ni mucho menos, deben existir personas que se encarguen de velar por el cumplimiento de las reglas que "teóricamente" ambos equipos, los jugadores, competidores y/o entrenadores se comprometieron a cumplir antes de iniciar el encuentro, algo que en la práctica todos olvidaríamos rápidamente sin no existieran los árbitros y jueces, con la función de recordárnoslo aplicando las sanciones necesarias.

Finalmente, hay que aprender, dicho claramente, "a callarse la boca".

Pensando un minuto antes de hablar nos daremos cuenta que deberíamos ser un poco más humildes antes de despotricar sobre un tema PARA EL QUE NO HEMOS ESTUDIADO particularmente. Las cosas desde dentro siempre son distintas y, sobre todo, mucho más difíciles de lo que se cree al criticarlas desde afuera, como un simple espectador (incluso la mayoría de los competidores, jugadores y entrenadores son "espectadores" del arbitraje, no pudiendo hablar con conocimiento de causa).

Por otro lado, siendo simplemente prácticos, veríamos que quejarse generalmente no sirve para nada ya que los árbitros no suelen cambiar sus decisiones, o sirve solo para perjudicar a nosotros o a nuestro equipo al recibir las sanciones que seguramente tendremos bien merecidas por no saber aceptar nuestros propios errores, algo imprescindible para mejorar tanto en el deporte como en todos los ámbitos.





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©