Conozca a los creadores de Andinia.com

GAP-3: ¿Realmente un grupo de zapadores? (I).



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

El sábado dos de enero de 1999, se llevó a cabo la duodécima celebración por el aniversario de la organización del GEA. Esta se festejó con una cena que reunió a los principales miembros de los tres grupos de la misma.

Luego de la celebración, se organizó el descenso al pozo que surgió días antes en la mansión Villa Julia (sede de la organización del GEA) ubicada en José C. Paz.

El primer miembro en descender fue el Reverendo Don Luciano Marcer, y estuvo trabajando aproximadamente una hora.

El interior del pozo era un completo desastre, la tierra era arcillosa y pegajosa. Excavar era difícil y cansador.

Al parecer el pozo era una antigua cámara abovedada en forma de cúpula, echa a base de ladrillos. Se puede apreciar a unos sesenta centímetros de la superficie. Su forma es cilíndrica, y sus paredes están formadas por una especie de adobe sumamente rígido y rectificado.

En el primer descenso se retiraron numerosos ladrillos (de la pared de la cúpula) y se realizaron pequeñas excavaciones de no más de cuarenta centímetros, dado que a esa profundidad surgían ladrillos (que probablemente forman el piso definitivo de la cámara subterránea) que dificultaban la excavación.

En este descenso se realizaron importantes descubrimientos. Al principio la actividad principal fue la excavación (se llenaron más de tres carretillas), pero más tarde se desenterraron varias piezas, entre ellas un caño cerámico pintado con una capa de una substancia de color gris plateado (muy probable para impermeabilizarlo y protegerlo) y varios tramos de metal oxidados que al parecer pudieron haber sostenido al caño antes mencionado (dos de estos tenían forma de abrazadera, y eran de su mismo ancho).

Se tomaron varias precauciones para el descenso: se amarro a ambos integrantes con una soga para Rappel con fines de seguridad en caso que la tierra del fondo cediera (no se sabe con certeza cuan profundo es el pozo y si realmente tenía piso). Se utilizó un traje NBQ de fabricación propia para la protección contra barro arcilloso, que cuya única desventaja era ser demasiado caluroso, y los guantes dificultaban el trabajo.





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©