El Gea

CONFERENCIA SOBRE LOS DERECHOS HUMANOS EN CUBA (XXIX).

Por Felipe Pérez Roque, canciller cubano - 18 de abril del 2003.

(Versiones Taquigráficas - Consejo de Estado de Cuba)


Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

Francisco Ramírez (Agencia Notimex).- Buenos días, Ministro.

Felipe Pérez.- Buenos días Francisco.

Francisco Ramírez.- En los últimos meses había la percepción de que México y Cuba venían trabajando por suavizar las tensiones que afloraron en el primer trimestre del 2002; pero vino Ginebra y el gobierno de Cuba hizo una valoración circunstanciada de las razones que motivan el voto en la Comisión de Derechos Humanos. México y Chile fueron incluidos entre los países que son incapaces, de acuerdo con lo que planteó el comunicado de Cuba, de oponerse a la presunta anexión de Estados Unidos sobre América Latina.

Mi pregunta es la siguiente: En estas circunstancias, ¿qué consecuencias podría tener para las relaciones entre los dos países, la valoración que hace Cuba sobre las razones que motivaron a México, y el voto de México, ya en concreto, en la Comisión, explicado por la representante mexicana Mariclaire Acosta?

Felipe Pérez.- Quien se siente ofendida es Cuba. Cuba considera que no existe una razón siquiera que justifique que el gobierno de México o el gobierno de Chile apoyen una resolución que implante un monitoreo sobre la situación interna de Cuba, cuando eso no ocurre contra ningún otro país de nuestra región donde hay violaciones de derechos humanos, incluidos México y Chile, y cuando en América Latina ningún país ha levantado su voz para condenar las violaciones de derechos humanos en Estados Unidos, incluso de manera especial, contra migrantes mexicanos y de otros países. Por tanto, Cuba no reconoce autoridad moral a ningún gobierno de la región, que hacen silencio ante las violaciones de derechos humanos en Estados Unidos, para entonces pronunciarse sobre lo que ocurre en Cuba. Es decir, Cuba es quien se siente ofendida. Cuba considera que no existe una razón que explique una posición que, se sabe de antemano, favorecerá el interés norteamericano de construir un pretexto con el cual continuar justificando el bloqueo y las agresiones contra Cuba.

Cuba esperó siempre, y espera todavía, que sus hermanos latinoamericanos adopten una posición de defensa de un pequeño país latinoamericano, implantado en el centro de la región, y sobre el cual hay más de cuatro décadas de violaciones, de agresiones y de bloqueos.





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©