El Gea

CONFERENCIA SOBRE LOS DERECHOS HUMANOS EN CUBA (IX).

Por Felipe Pérez Roque, canciller cubano - 18 de abril del 2003.

(Versiones Taquigráficas - Consejo de Estado de Cuba)


Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

Ahora, ello no quiere decir que Cuba acepte siquiera este texto. Cuba cuestiona y rechaza este texto, porque Cuba considera que no se justifica; porque Cuba cree que no hay ninguna razón para incluir el examen del tema de Cuba en la agenda de la Comisión de Derechos Humanos en Ginebra, que es un órgano, como ya sabemos, lastrado en su funcionamiento por las presiones de un grupo de países poderosos, por la actuación realmente selectiva, discriminatoria y politizada que Estados Unidos, en primer lugar, y un grupo de sus aliados, han hecho de este órgano. Por tanto, lo rechazamos; pero además, vamos a expresar lo siguiente:

La institución del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de Naciones Unidas, resultado de la Conferencia de Viena del año 1993, es relativamente reciente; ha habido hasta ahora tres Altos Comisionados y, de hecho, hace solo nueve años que existe un Alto Comisionado de Naciones Unidas para los derechos humanos. Cuba fue el primer país de América Latina que invitó al Alto Comisionado de Derechos Humanos a realizar una visita, en el propio año 1994.

Pero, además, el Alto Comisionado de Derechos Humanos solo ha visitado cuatro países en América Latina: Colombia, Costa Rica, Cuba y Panamá. ¿Por qué hay que pedir a Cuba en una resolución, que otra vez el Alto Comisionado venga a Cuba y convertir eso en el centro de enormes presiones y manipulaciones si, habiendo más de 30 países de América Latina y el Caribe en el hemisferio, ha venido nada más que a cuatro países?

La señora Mary Robinson -predecesora del actual Alto Comisionado, el señor Sergio Vieira de Mello, que empezó en el 2002- esperó, sin obtener durante cinco años, la invitación del gobierno norteamericano, que le dijo tajantemente que en Estados Unidos no había nada de qué ocuparse en materia de derechos humanos, y no la invitó y ella no pudo visitar ese país en visita oficial, invitada por el gobierno de Estados Unidos.

¿Por qué si Estados Unidos no la ha recibido y en América Latina solo lo han hecho cuatro países, incluidos nosotros, hay que convertir en un objetivo el que Cuba reciba al Alto Comisionado por segunda vez, o a un representante del Alto Comisionado? Hay una manipulación en todo esto, y Cuba no se niega a cooperar con el Alto Comisionado, todo lo contrario; ni con los mecanismos no selectivos y no discriminatorios de la Comisión o de la Oficina del Alto Comisionado, todo lo contrario. Cuba lo que no está dispuesta es a aceptar la manipulación de este tema; el empleo sin escrúpulos, incluso, de esta figura de Naciones Unidas, para justificar la campaña contra Cuba, cuyo objetivo final es lograr algún tipo de papel, de resolución en Ginebra, que permita seguir justificando el bloqueo contra Cuba, que es el objetivo de la diplomacia norteamericana; por tanto, por esa razón es que no aceptamos el mandato de esa resolución.





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©