El Gea

CONFERENCIA SOBRE LOS DERECHOS HUMANOS EN CUBA (IV).

Por Felipe Pérez Roque, canciller cubano - 18 de abril del 2003.

(Versiones Taquigráficas - Consejo de Estado de Cuba)


Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

En tercer lugar, me parece apropiado subrayar que el texto fue finalmente aprobado como Resolución por un escaso margen, en medio de la actual coyuntura internacional en que Estados Unidos aterroriza al mundo con una política imperial, con amenazas abiertas, terminada la guerra en Iraq prácticamente, precisamente en esta coyuntura y pese a las presiones desatadas al más alto nivel y sin el menor escrúpulo contra los países miembros de la Comisión; pese a todo eso, el texto aprobado como Resolución final, que fue la propuesta original que a nombre de Estados Unidos presentaron allí Perú, Costa Rica y Uruguay, no es una condena contra Cuba.

Por lo tanto, rechazo la idea de que la Comisión de Derechos Humanos haya condenado a Cuba. Estados Unidos no pudo lograr su objetivo, el párrafo que intentaba la condena explícita fue abrumadoramente derrotado y el texto final aprobado -como veremos después- no puede, en caso alguno, ser entendido como una condena, pues ello no fue posible. Estados Unidos no puede lograr la condena de Cuba. Las razones de Cuba, la justicia que asiste al derecho de Cuba y el apoyo de la comunidad internacional impiden que Estados Unidos y sus cómplices puedan otra vez lograr la condena de Cuba.

En cuarto lugar, queremos decir que ello no quita, sin embargo, el hecho de que rechacemos también la Resolución finalmente adoptada. La rechazamos porque, aunque no es un texto condenatorio, es un texto que no tiene justificación. No existe la más mínima justificación para siquiera examinar la situación de Cuba en la Comisión de Derechos Humanos de Ginebra. La propuesta llevada allí contra Cuba, que es lo más que el gobierno de Estados Unidos puede obtener en las circunstancias actuales, no tiene justificación, no tiene asidero legal, es solo lograda en medio de un despliegue norteamericano a lo largo y ancho del mundo para tratar de obtener los votos que permitan la condena de Cuba, con el apoyo de un número de aliados, y en ningún caso significa una condena contra nuestro país.

De todas maneras rechazamos ese ejercicio, cuestionamos la pertinencia de esa Resolución. Rechazamos el hecho de que tres países latinoamericanos, Perú, Uruguay y Costa Rica, se presten a esa maniobra, sabiendo bien que no tiene absolutamente ninguna justificación. Es un texto norteamericano, que responde al interés norteamericano. Rechazo la idea de que es un texto dirigido a establecer la colaboración con Cuba, como han tratado de explicar sus patrocinadores latinoamericanos. Y las declaraciones del Departamento de Estado, que después recordaré, son la prueba real de quiénes son los verdaderos autores y cómo reconocen su derrota.





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©