Conozca a los creadores de Andinia.com

Principios fundamentales de la guardia o vigilancia (II).


 


Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

- Terciaria: constituidas por los inmuebles, instalaciones o áreas que dependen del sitio vigilado. No es necesario vigilarlas, pero muchas veces será nuestra obligación inspeccionarlas para evitar posibles accidentes o fallas de seguridad.

Por ejemplo: el estado de las cerraduras y las puertas de acceso a determinada instalación, en caso de estar desarrollando una guardia para mantener la seguridad de una institución; el estado del material de primeros auxilios, en caso de estar trabajando como socorrista acuático; el estado de nuestra mochila que debe estar preparada para mudarnos en caso de lluvia, en caso de estar en un vivaque o refugio improvisado de montaña por la noche atendiendo al cambio del tiempo, etc.

Luego de definir la zona de responsabilidad como se menciona anteriormente, debemos asegurarnos de la correcta cobertura de dicha zona. Para ello es necesario:

1 - Definir el período de cobertura: debe conocerse el tiempo que durará la guardia o vigilancia de la zona, fuera del cual acaba nuestra responsabilidad y se asume el riesgo de que dicha zona no sea vigilada o pase a ser vigilada por nuestro relevo. Si se está desempeñando un servicio público como el de guardavidas, este horario de vigilancia debe ser expuesto visiblemente para que sea conocido, debiéndose aclararse si fuera necesario las horas, los días y/o la época o temporada del año durante el cual se mantendrá la supervisión, incluyendo de ser posible un teléfono para casos de urgencia fuera del horario de vigilancia.

Si, en cambio, el servicio es privado o restringido, el horario de vigilancia debe ser de conocimiento interno de, al menos, los que responsables directos de las guardias.

2 - Delimita la zona vigilada: la zona debe tener unos límites claros que nos indiquen ayuden a mantener la atención sobre la zona de responsabilidad primaria permitiéndonos al mismo tiempo hacerlo con efectividad. En caso de ser una vigilancia múltiple, es cuando debe subdividirse la zona vigilada en sub-zonas, es decir, en zonas de responsabilidad más chicas.

Al ser más de un guardia o vigía, no solo debe conocerse la zona de responsabilidad propia, sino las del o los compañero/s más cercanos, ya que deberemos cubrirlas en caso necesario, es decir, en caso del que uno de nuestros compañeros debe desplazarse para atender una emergencia o verificar un incidente.





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©