El Gea

Discurso sobre la salud pública (I).

Por Fidel Castro Ruz, presidente de Cuba.

(Versiones Taquigráficas - Consejo de Estado de Cuba)


Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Montañismo y Escalada

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Amistades

Motivación

Liderazgo

Salud Natural

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando empleo?

Distinguidos participantes e invitados;

Queridos estudiantes:

 Los que me precedieron en el uso de la palabra han expuesto el significado de este día, en que el azar quiso que se unieran varias fechas importantes: el nacimiento de Finlay, hace 169 años, y el surgimiento de la Organización Panamericana de la Salud hace 100 años. De estas dos fechas, separadas por solo 24 horas, surgió el Día Latinoamericano de la Salud, y con ese motivo también diversas instituciones hospitalarias prestigiosas han sido inauguradas en esta fecha.

 Para nuestros médicos y demás trabajadores de la salud, y para nuestro pueblo, constituye un gran honor y un gran estímulo recibir este reconocimiento especial que la Organización Panamericana de la Salud ha tenido la generosidad de entregarnos hoy, a través del doctor Patricio Yepes, que representa en nuestro país no solo a la Organización Panamericana de la Salud, sino también a la Organización Mundial de la Salud, instituciones con las que siempre hemos cooperado con gran entusiasmo y muy conscientes de la importancia que ambas instituciones tienen, tanto a nivel regional como a nivel mundial. Es por ello que, al inicio de este acto, yo quise entregarle mi asiento al doctor Yepes (Aplausos).

 El esfuerzo de nuestro país se enmarca dentro de los ideales y los objetivos que esas instituciones representan, pero ha estado estimulado igualmente por lo que constituye un deber esencial de todos los que asumen responsabilidades ante sus pueblos y ante sus naciones, que es trabajar por el bienestar de sus compatriotas, y entre esos esfuerzos la salud, junto a la educación y cultura constituyen deberes fundamentales.

 Aquí se han hecho referencias históricas y reconocimientos muy merecidos. Aquí se han entregado diplomas a aquellos prestigiosos médicos que en los días muy difíciles, aunque no sé cuál día no ha sido difícil, de los primeros años de la Revolución, entre la opción de marcharse y recibir altas remuneraciones, incomparablemente superiores a las de un pequeño país subdesarrollado y sometido a la condición de semicolonia durante más de medio siglo, optaron por permanecer en el país, con todos los sacrificios que esto significara.





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©