El Gea

Orígenes de la estructura agraria de Chiguagua (XVIII)

Por Mario González Plata


Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

D.- La tierra ¿dominio o propiedad?

Si de la tierra se obtenía y se sigue obteniendo el alimento para producir y reproducir la existencia humana, entonces requerimos de analizar brevemente las reglas económicas que los hombres han establecido para producir y distribuir esos alimentos, así como el uso de los instrumentos y el lugar donde recae la actividad de los mismos, como la de los individuos (la tierra). No debemos “entusiasmarnos tanto con el derecho a la propiedad como con el otorgamiento del mismo, ni tampoco con las pretensiones abstractas de posesión como con los privilegios reales de uso y disposición”. (23)
 
Lo antes expuesto, se debe normalmente a que cuando pensamos sobre el “derecho a la propiedad”, estamos pensando ante todo, en un enlace con el concepto de “justicia”, y bien sabemos que el docto en jurisprudencia comprende que la justicia no es mas que una quimera, puesto que el derecho es justo para unos e injusto para otros. En tal sentido, parece que la interrogante fundamental es la siguiente. ¿Mediante qué legislación podemos abordar las relaciones jurídico-económicas de la cultura del cazador-recolector.

Tanto el evolucionismo tradicional que está anclado a un determinismo biológico, como el evolucionismo que se nos presenta con distintos disfraces como el culturalismo, el funcionalismo, el marxismo etc. Ambos se disputan y se acusan unos a otros de ser parciales, ideológicos y dogmáticos cuando reconstruyen la vida de nuestros antepasados primitivos. De que son parciales y dogmáticos, que no nos quepa ninguna duda, en el fondo tienen razón, porque al derivar de la jurisprudencia actual el supuesto derecho a la propiedad privada o en su defecto, la negación de la misma para suplantarla con el concepto de propiedad colectiva, es cuando verdaderamente se hace patente el dogmatismo.

Pese a que tanto se ha dicho y repetido hasta el cansancio, aún no se acaba de entender que nuestras categorías y conceptos que se desprenden del derecho, se pierden al sacarlos de su contexto social y en consecuencia, no pueden ser válidos para explicar otros contextos históricos.
 

23. Marshall Sahlins, Op. cit., 1977, p. 108.





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©