El Gea

Orígenes de la estructura agraria de Chiguagua (XIII)

Por Mario González Plata


Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

El ocaso histórico de Casas Grandes y el abandono de la ciudad constituye un tema tan amplio que merece tratarse por separado y sale de los objetivos de este trabajo. Mientras tanto nos evocaremos a señalar aunque también sea en forma de prólogo a las otras sociedades que convivieron en esos tiempos, sociedades que practicaron diferentes estrategias de desarrollo cultural y de acuerdo al medio ambiente en el que se desenvolvieron.

C.- Los pueblos cazadores recolectores.

En el transcurso de la prehistoria de Chihuahua, cuando aparecieron los primeros cultivadores de maíz en forma permanente hacia alrededor de 2300 años A.P. hasta la entrada de los primeros contactos con los españoles, este tipo de sociedades nunca pasó de formar núcleos pequeños en las márgenes y vegas de ríos y lagunas, en los sitios ya señalados anteriormente, y claro, es posible que en algunos otros lugares aún no detectados por las investigaciones arqueológicas. Por supuesto, ello en comparación con las altas culturas, de ahí que el gran número de pueblos dispersos en la prehistoria e historia a lo largo y ancho del Estado, era compuesto precisamente por culturas cazadoras-recolectoras.

Se supone no sin ningún fundamento y criterios coherentes, que en el proceso de transito hacia las sociedades de cultivadores permanentes, debió existir un espacio social e histórico en el que los hombres empiezan a cultivar la tierra un tanto y de forma muy esporádica. Punto trascendental que nos indica invariablemente que el hombre no se transformó de golpe en sedentario, sino a través de un proceso de asimilación y repulsión cultural. Por lo tanto, la agricultura primaria no ejerce ningún impacto radical sobre la conducta social e individual de los miembros de las sociedades cazadoras-recolectoras, pues los hombres en estos casos, sólo ven en la agricultura un modo de complementar las necesidades alimenticias de su grupo social sin que lesione seriamente alguna parte fundamental de los hábitos tradicionales practicados por miles de años.

Cuando emergió la agricultura permanente, sus inventores han de haber creído que era la mejor alternativa cultural para extraer los mejores frutos al medio ambiente natural. Se supone que después hubo muchos grupos humanos que siguieron sus pasos, pero ojo, y esto es lo crucial, también hubo otros tantos que rechazaron tajantemente esa alternativa. Como hasta el presente todavía hay organizaciones humanas que se han opuesto a adoptar la estrategia cultural de las sociedades de cultivadores permanentes.





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©