El Gea

Elefantes marinos en números y coordenadas (II).

Por Mirtha Lewis y Teresita Fernández, Cenpat/Conicet.


Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

En toda la costa se contaron 25.923 elefantes marinos, de los cuales 12.525 eran hembras adultas. Sólo un 10% de las hembras arribadas al principio de la temporada ya habían iniciado su viaje de alimentación en el momento en que se realizó el censo, y dejaron como testimonio de su exitosa inversión 1427 crías de aproximadamente 120 kg. El total de hembras que llegaron en toda la temporada fue de 14.115, y se agruparon en 494 harenes. En 26 casos estas agrupaciones tenían más de un macho dominante, sin observarse un límite definido de grupo entre las hembras.  
El grupo más numeroso estaba integrado por 5 machos, 239 hembras y 195 crías. En otro harén, un solo macho dominante llegó a tener 120 hembras, sin que ello signifique que será el padre de las 120 crías que nacerán el próximo año.
En el pico de la temporada, aproximadamente 1850 machos disputaron su jerarquía entre las hembras.
La localización de cada grupo reproductivo indicó que la mayor parte de la población se asienta desde los 42° 30' hacia el sur de la PV. Esta distribución está limitada a playas con poca pendiente y de fácil acceso desde el mar, debido a la poca aptitud que tienen los elefantes marinos para moverse en tierra. 

Elefante marino en la Patagonia.
Un ejemplar de elefante marino.

Un relevamiento participativo

En este trabajo participan muchas personas, y ello requiere organización y coordinación, además de familiarizarse con los códigos y forma en que debe tomarse cada dato. A esta metodología se ha recurrido anualmente, interesándose en ella naturalistas, guardafaunas y ONGs locales porque les permite experimentar en la naturaleza a través de un proyecto científico. Los resultados trascendieron el ámbito científico-académico, y fueron de utlilidad práctica porque:

· Los relevamientos permanentes permitieron evaluar los efectos de las actividades humanas sobre el ecosistema y los cambios en el medio ambiente a corto y mediano plazo.
· Se obtuvieron datos con un nivel de detalle inusual respecto de otras especies de mamíferos marinos.
· El muestreo participativo mejoró la estrategia de comunicación de las investigaciones a organismos de planeamiento y gestión, y sensibilizó sobre la fragilidad del ecosistema.
· Los participantes revalorizaron la herramienta científica para resolver conflictos de intereses dentro del área protegida de PV.
· Permitió la colaboración e intercambio entre instituciones interesadas. El desarrollo del Censo 2001 fue posible gracias al trabajo conjunto de personas pertenecientes al Cenpat, Fogarty MIRT Program, Organismo Provincial de Turismo, Ecocentro Puerto Madryn, Universidad Nacional de la Patagonia, Instituto de Conservación de Ballenas y Fundación Patagonia Natural.
· La divulgación de los resultados obtenidos es utilizada por otros investigadores y por diferentes organizaciones relacionadas con el medio ambiente y la educación.

Por Mirtha Lewis -investigadora- y Teresita Fernández -profesional principal-, ambas del Cenpat/Conicet. Adaptó: Lic. Enrique A. Rabe (ACS/Ceride).

© CENPAT - CERIDE.

Más información:

Ecología y Medio Ambiente.

Cursos relacionados.

Bibliografía.

Exploración e investigación.

Artículos y textos de Andinia.com.

Viaje a la Patagonia.





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©