El Gea

Elefantes marinos en números y coordenadas (I).

Por Mirtha Lewis y Teresita Fernández, Cenpat/Conicet.


Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

A fines de agosto comienzan a llegar a la Península Valdés (Chubut) los elefantes marinos del sur para la reproducción anual; y en la primera semana de octubre, cuando la cantidad de animales en la costa alcanza su pico máximo, se realiza su recuento. 

Censistas y censo 

Mirtha Lewis y Claudio Campagna, investigadores del Centro Nacional Patagónico (Cenpat/Conicet), de Pto. Madryn (Chubut), realizan esta tarea para obtener datos demográficos e interpretar, a través de los números, aspectos comportamentales y ecológicos de la especie. En otros artículos hemos explicado características de su vida y de su comportamiento (El Litoral, Ciencia y Técnica, 2/5 y 6/6/98). 
Pero, ¿cómo se hace el censo? Este procedimiento representa una visión instantánea de la cantidad de animales, de su estructura social y de su hábitat (entorno) en toda el área de distribución. Para efectuarlo, la Península Valdés ofrece ventajas sobre otras colonias reproductivas: es accesible por tierra en toda la costa donde se reproducen los animales, y no presenta dificultades para el censista, quien puede observarlos desde los acantilados o a nivel de la playa. 

Desde 1995, se recorren caminando los 210 km de costa, requiriéndose la participación de quince personas para contar cada animal presente en la playa. Además, se identifica la categoría de edad y sexo (hembras adultas, crías, destetados, machos reproductores, juveniles), el contexto social en que se encuentra (solo, en harén, periférico, cercano, lejano), las características del ambiente -el tipo de playa y sustrato (arena, canto rodado o restinga)- y las coordenadas geográficas del lugar (por medio de geoposicionadores satelitales -GPS- se ubican los animales, tomando la señal desde dos o más satélites). 
Las costas de la Península Valdés ofrecen grados variables de dificultad: en tramos con muchos animales la actividad es entretenida, pero en áreas de baja densidad las caminatas sin ejemplares parecen interminables. Al trabajo de campo sigue la etapa de análisis: mediante un procedimiento informático se elaboran los datos para obtener el resultado.

Elefante marino en la Patagonia.
Un ejemplar de elefante marino.




El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©