El Gea

Los alimentos y sus envases (I).

Por CERIDE


Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

Un envase debe preservar el alimento y hacerlo disponible al consumidor, sin necesidad (en ciertos casos) de equipos adicionales como pudieran ser los refrigeradores, permitiéndole tener un alimento de temporada disponible todo el año. Sin embargo, hay enfermedades relacionadas con los envases, tales como el botulismo, el saturnismo y el cáncer. Los posibles efectos de la corrosión en los envases que contienen alimentos refieren a que, durante el envasado de éstos, si no se sella adecuadamente la lata y se somete a altas temperaturas, pero no el tiempo suficiente para eliminar las cepas bacterianas, las mismas pueden desarrollarse en condiciones "anaerobias" (sin aire) que van a generar toxinas y provocar enfermedades graves como el Botulismo. La Botullia notatum comienza a incubarse en el cuerpo de quien ingirió el alimento contaminado, atacando su sistema nervioso; puede producirse un paro respiratorio y conducir a la muerte. Otra enfermedad, el Saturnismo (o "lengua negra"), se caracteriza por un envenenamiento de la sangre y los huesos debido al plomo empleado para soldar las latas que contienen alimentos. La detección del problema hizo que en diversos países, México entre ellos, se prohibiera su uso y se establecieran rigurosos controles de dicho proceso.

Algunos envases de alimentos, ¿pueden causar el cáncer?: Los envases fabricados con materiales plásticos han sido atacados por grupos ecológicos y agencias gubernamentales de los países desarrollados debido a que:

a) estos materiales no son biodegradables, y 
b) las materias primas usadas en su fabricación y/o procesamiento podrían ser carcinogénicas.

De todos los plásticos, quizás el PVC (cloruro de polivinilo) haya sido el más criticado debido a la suposición de que daña la salud a través del monómero (gas) de cloruro de vinilo (ClV) residual en los artículos terminados. Al respecto, hay coincidencias en que el ClV es un gas tóxico si se lo inhala en fuertes dosis durante mucho tiempo. Pero esto no significa que las botellas de PVC sean peligrosas, porque la transformación del ClV se logra mediante la polimerización, reacción química que aglomera, entre ellas, a las moléculas del gas monómero para dar una macromolécula de propiedades completamente diferentes: el PVC, un polímero insoluble e inerte químicamente con respecto a los productos alimenticios. Además, se comprobó que, para que existiera algún riesgo por ingestión de ClV, un hombre tendría que ingerir, por lo menos, 100 l diarios de agua, aceite, vinagre, etc., envasado en PVC. La conclusión es que el PVC es un material que puede emplearse en la fabricación de envases y empaques de alimentos siempre y cuando los ingredientes utilizados en la formulación del compuesto (es decir, del PVC) sean aptos para alimentos.





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©