Conozca a los creadores de Andinia.com

Contaminación o polución lumínica (III)



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

Se podría simplificar el resultado de estos experimentos diciendo que el cuerpo se prepara para dormir cuando recibe menos cantidad de luz y, por el contrario, cuando recibe grandes cantidades de luz reacciona predisponiéndose a estar despierto y alerta. La luz artificial provoca sin embargo que estos instintos se pierdan o se “confundan” ante la recepción de una continua y o desproporcionada cantidad de luz externa artificial en los momentos en que, teóricamente, no debería haberla.
A las personas que se les detectan problemas de salud derivados de esta contaminación lumínica se las trata exponiéndolas a fuertes dosis de luz durante varios días, alternándose periódicamente con ciclos de oscuridad controlada, buscando ir recomponiendo su cuerpo a su ritmo circadiano, o su “reloj biológico” normal, acorde con el uso horario en donde se mueve.

Pero, una vez más, los problemas que los humanos sufren debido a la polución lumínica no acaban ahí. Entre los científicos que no investigan directamente el fenómeno, pero lo conocen de sobra ya que padecen sus efectos, se encuentran los astrónomos, astrofísicos, y todos aquellos que aunque no sean profesionales de la astronomía se dedican habitualmente a observar el cielo nocturno.

Cualquiera que hay podido comparar el cielo que puede observarse de noche en una ciudad, con el que puede observarse al aire libre, en la montaña, en el campo o en un paraje rural, sabrá que la diferencia es literalmente abismal, y cada vez más. Esto se debe a la polución, pero no debemos olvidar que existen poluciones de muchos tipos y en este caso, además de la polución o contaminación atmosférica, la polución lumínica es una de las que más afecta a la observación de las estrellas o de cualquier fenómenos celeste.

Frente a este problema, una de las medidas prácticas que puede llevarse a cabo rápidamente y sin demasiada inversión, es el dotar a los espacios verdes o urbanos con iluminación de lámparas que alumbren sólo hacia abajo. Si no lo han hecho, observen cualquier noche las lámparas que iluminan su barrio, y verá que muy probablemente son del tipo “bola”, es decir, que iluminan para todas partes, incluido por supuesto hacia arriba. 
Este tipo de lámparas de calle pueden ser modificadas con un simple cobertor metálico que al colocársele impide que derrochen luz, a la vez que contaminan la hermosura de la noche. Sin embargo, lamentablemente esta clase de obras públicas atraen al parecer menos votos que la construcción de rutas o autopistas...

El Aeropuerto de Barajas, Madrid, España.
Las ciudades, contaminante fuente de luz.

Más información:

Ecología y Medio Ambiente.

Cursos relacionados.

Bibliografía.

Exploración e investigación.

Artículos y textos de Andinia.com.

Productos ecológicos y de jardinería.





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©