Conozca a los creadores de Andinia.com

Para dejar de fumar no hay excusas (I)



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

“Por tratar de parecer lo que no somos, dejamos de ser lo que somos.”

Jünger Ernst

Muchos fumadores que conozco o he conocido habitualmente dicen que les gusta o les agrada fumar. Para justificar su vicio o adicción suelen decir frases como estas:

“si quisiera lo dejaría, pero me gusta fumar...”

“yo fumo de vez en cuando, no estoy enganchado, es sólo un gusto esporádico que me doy...”

Pero por otra parte, los propios fumadores que olvidándose de las frases que buscan justifican su adicción al a sociedad, analizan su propia conducta y hábitos, sus sentimientos y sensaciones ante el fumar cotidiano de forma sincera, se dan cuenta que fuman “por vicio”, “por costumbre” o, dicho claramente, porque su cuerpo les pide una nueva dosis de esta droga social y legalmente aceptada, y la medicina nos confirma estos hechos.

El propio fumador “siente” lo mal que le hace el tabaco, “siente” como día a día empeora su estado psicofísico. Contrariamente, a la vez “siente” como es aceptado socialmente al fumar, como todos sus amigos fuman y todos se divierten fumando, y muchas veces “siente” como el fumar le proporciona actitudes “adultas”, gestos que un niño no hace, porque un niño no “empuña” un cigarrillo...al menos los niños que lo hacen dejan de considerarse a sí mismos como tales..

La medicina y la psicología nos enseñan que tanto el fumar, como el beber o tomar bebidas alcohólicas habitualmente, constituyen adicciones físico-sociales. El cuerpo “pide” más nicotina o alcohol y la amistades “lo exigen”, siempre de forma silenciosa pero a la vez casi ineludible...





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©