El Gea

El Güeyu Deva (III).


aportando al otru llau del espeyu

Por José Luis del Río Fernandez - Xesús Fernando Manteca Fraile - Isidro Baides Morente - Juan José Alonso.


Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

Al fondo, la inundada galería de entrada está cubierta de grava roja y no profundiza lo suficiente como para permitir que libre de rozar la espalda en el techo; tampoco me deja despegar el pecho del suelo. Lanzo el carrete delante de mí y comienzo la primera exploración de El Güeyu Deva."

De repente, la galería se ensancha y el suelo sigue bajando inclinado. Delante de mi, un caos de bloques no me deja ver una continuación clara. Profundidad: -3,5 m. Avance: 25 m. Aire: 190 bar. por botella. Sobre los bloques hay una buena capa de arena muy fina que se levanta con la turbulencia de las aletas. Es posible que a la vuelta al exterior vaya a ciegas. Después de montar un amarre para desviar la línea de vida, busco un paso entre los bloques. Lo veo. Por encima de un gran bloque la galería sigue con un ancho de un par de metros. En el techo hay varias formas de corrosión que recuerdan una enorme dentadura. Tras pasar la Boca'l Cuélebre veo que el techo sube y después de 3 m. de ascenso rompo la quietud del agua de una campana. No es muy grande y no tiene orillas, así que inflo el collarín para flotar más cómodo. El techo está a 3 m. por encima del agua y veo alguna estalagmita. Con mucho cuidado levanto la máscara y huelo el aire. Un poco después me atrevo a quitar el regulador de la boca e inspiro una bocanada de aire de la campana. No pasa nada, es aire, sigo vivo. Esta comprobación es totalmente necesaria. No sería la primera vez que un espelebuceador muere por causa del mal aire de una campana."

Espeleologia y exploracion: espeleobuceo.

Tiempo de inmersión: 16 minutos. Busco por encima del agua un lugar para amarrar la línea de vida y me parece que la estalagmita es lo más adecuado, pero la tengo un poco lejos. No hay otra cosa, así que junto las aletas y doy una patada como los delfines para intentar salir del agua y agarrarme a la estalagmita. Prueba no superada. La estalagmita es de barro y no aguanta mi peso, así que vuelvo a caer al agua de forma descontrolada. Sumergido, encuentro un puente de piedra en la pared. No da mucha confianza, pero es lo que hay. Ato el cordel y desciendo otra vez buscando el fondo. Aquí el agua está más turbia y me dejo caer cerca de la pared hasta chocar con un montón de arena. Siguiendo la rampa encuentro la continuación. No tiene más que un metro de alto y metro y medio de ancho, el suelo es de arena fina y la sección irregular. Promete un regreso complicado. Me arrastro por el fondo y amarro la línea a una piedra medio enterrada en la arena. Profundidad: 5,4 m. Avance: 60 m. Aire: 160 bar. por botella. El techo comienza a subir y después de tender 20 m. de guía, surjo en otra campana. Repito el ritual de la comprobación del aire de la campana y encuentro un buen sitio para atar el cordel. Tiempo de Inmersión: 28 minutos. Temperatura del agua: 10 ºC. Estoy en el límite del aire. Debo volver al exterior.

Espeleologia y exploracion: espeleobuceo.




El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©