El Gea

Un vistazo a la verdad de la Creación (X).

Por Ruby Villarreal


Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

El agua siguió brotando a caudales por esta grieta, hasta cubrir todo el planeta, que en ese entonces tenía una fisonomía muy diferente a la actual (había un solo continente, los mares eran pequeños y no muy profundos y las montañas eran mucho más bajas de lo que son ahora). Llegó el punto en que el agua que inundaba la tierra mitigó el chorro, mas el agua continuó saliendo por 150 días. Al aliviarse la presión sobre el substrato de roca basáltica, se alzó una cresta en medio de lo que ahora son los océanos (la Cresta o Dorsal Medio-Océanica que se puede ver en los mapas de relieve del mundo).

Esto causó que los continentes se deslizaran cuesta abajo desde la Cresta, lubricados con agua, en direcciones opuestas, hasta quedar en las posiciones que actualmente ocupan. Poco a poco, el agua que había quedado sobre los continentes fue drenándose hacia las cuencas oceánicas, hasta que la forma de la tierra quedó casi como ahora la conocemos. Cuando por fin la tierra se secó lo suficiente, Noé y su familia desembarcaron, junto con los animales, encontrándose en un lugar absolutamente diferente al mundo que ellos conocían anteriormente. De esas ocho personas volvió a surgir toda la humanidad, y de esos animales que sobrevivieron en el arca se pobló nuevamente el planeta. El nivel del mar permaneció sumamente bajo todavía durante un tiempo largo, para facilitar la migración humana y animal a todos los rincones del mundo. Posteriormente llegó el momento en que el nivel del océano subió lo suficiente para separar permanentemente las regiones del mundo, con las zonas climáticas y de fauna localizada que ahora conocemos. Pero hubo muchas especies que no llegamos a conocer, como los:

Dinosaurios

En primer lugar, estas criaturas existieron en verdad. La Biblia contiene unas de las mejores descripciones de dinosaurios, y de hecho, les dedica más palabras que a cualquier otro animal contenido en sus páginas. El behemoth descrito en Job 40:15-18 solamente puede ser un gigantesco dinosaurio herbívoro, tal vez un braquiosaurio, mientras que el leviatán descrito en el 41:1-34 era mayor y más temible que un plesiosaurio. Estas bestias fueron definitivamente contemporáneas del hombre, pues fueron creadas por Dios junto con el resto de los animales. El escritor de Job debe haberlas conocido de primera mano. Vivieron en el Edén, junto con Adán, y posteriormente abordaron el arca con Noé. Sin embargo, en el mundo postdiluviano algunos no hallaron comida suficiente, otros tuvieron que cambiar sus hábitos alimenticios, otros fueron presa del hombre, otros no se pudieron adaptar al nuevo entorno, y poco a poco, se fueron acabando, de tal manera que se consideran extintos en la actualidad.





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©