El Gea

El crucificado (II).

Por Nieves y Miro.


Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

Es este método, a pesar de todo, el que los mitólogos a través de la historia, desde la Iglesia Católica hasta Joseph Campbell, han empleado cada vez que ha sido necesario penetrar el significado mítico. Y es dentro de esta tradición en la que C. G.Jung se inserta

"No me estoy dirigiendo al feliz poseedor de la fe, sino a los muchos para quienes la luz se ha extinguido, el misterio se ha desvanecido y Dios ha muerto. Para la mayor parte de ellos no hay posible retorno e incluso si lo hubiera, no sabemos si vale la pena. Para obtener cierta comprensión en materias religiosas, probablemente todo los que nos queda hoy es la aproximación psicológica. Esta es la razón porque tomo estas formas mentales, que históricamente se han solidificado, para tratar de disolverlas y volver a ponerlas en los moldes de nuestra experiencia inmediata".

De acuerdo a la versión junguiana, cuando el mito cristiano es examinado cuidadosamente a la luz de la Psicología Analítica, la conclusión inescapable es la de que el significado latente del cristianismo es la búsqueda de la individualización. A través de Jesucristo, Dios se encarna y se hace hombre. Jesucristo es ambos. Como Jesús es un ser humano viviendo una existencia particular, históricamente ubicada en el espacio y en el tiempo. Como Cristo, en cambio, es el logos que ha existido desde siempre, mas allá del tiempo y del espacio, la divinidad eterna en si-misma. Entendido psicológicamente, Cristo es un símbolo arquetípico que representa la unidad de los contrarios. Jesucristo simboliza simultáneamente la si-mismidad (self) y el yo ideal (ego). Dios y Cristo, por tanto, no son realidades externas a la psique, sino internas. El hecho de la que la religión occidental conciba la realidad de Dios como existente mas allá de la "psique" humana, se debe al olvido y perdida de contacto con la experiencia original. Es la "psique", por el contrario, la que inconscientemente crea y proyecta símbolos culturalmente modelados, en un intento de representar y reconciliar los opuestos.

 La psique no tiene solo una dimensión individual, producto de la experiencia personal, sino también una dimensión pre-personal o trans-personal que se manifiesta en moldes (patterns) e imágenes que podemos encontrar en la mitología y religiones del mundo y cuya estructura y principio ordenador es posible discernir. En la visión jungiana, este principio ordenador y arquetipo central es la simismidad (Self), que corresponde a la totalidad de la psique -consciente e inconsciente- y que simbólicamente se ha venido representando a través de la imagen denominada Mandala, que es un circulo y su centro con la adición de un cuadrado o una cruz. Temas típicos, asociados con la simismidad, son los de totalidad, unión de los opuestos, elixir de la vida, transformación de energía, punto generativo central, incorruptibilidad y fuente central de la energía vital. Desde un punto de vista fenomenológico, una de las fuentes mas ricas en el estudio de la psique, la proporcionan las innumerables representaciones de la divinidad, que el ser humano ha venido produciendo a través de la historia.





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©