José Antonio Navarro Pérez

Infinito, tiempo, metáforas y sol (XXI)

Por José Antonio Navarro Pérez y Aldo Mazzucchelli et. al.


Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

El querer entender el tiempo sólo desde el modelo de la sucesión lleva a no entender el tiempo relativista, ya que se plantea que la velocidad relativista hace que los sucesos se separen dentro de la sucesión, llegando a la pregunta, sin sentido, de por qué se separan: se explica la dilatación del tiempo con la separación de los sucesos dentro de la sucesión y luego se pregunta por la causa, que no es otra que la propia dilatación del tiempo.

Estoy totalmente de acuerdo en que todas las teorías son partidistas (prefiero decir arbitrarias) no habiendo verdades absolutas y que la realidad existe a pesar de ello. No entiendo por que me achacas alguna discrepancia con esto. Una teoría no es una verdad (ni siquiera parcial); sólo es una herramienta para manejar la realidad.

Respecto a tu afirmación de que sin observador no hay suceso estoy de acuerdo o en desacuerdo según como se interprete dicha afirmación. Si se entiende que la descripción y la estructuración de un suceso es creada por nuestra forma de tratarlo, creando el propio suceso como tal dentro de la teoría, estoy de acuerdo. Si se entiende que la realidad difusa que está por debajo de toda nuestra construcción teórica arbitraria no existe, me parece indefendible. Entiendo que te refieres al primer sentido.

Volviendo a lo que originó mi primer correo, sigo pensando que la estructura básica de nuestra mente no nos puede impedir entender intuitivamente la relatividad (ni la cuántica); no creo que sea un problema de estructura mental, sino de familiaridad con el tema.

Saludos cordiales para todos,
L.





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©