El Gea

Algunos modelos de interpretación en Historia (XIII)

Por Mario González Plata


Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

Es riguroso poner en claro que la heteronomía en el nivel de los signos gráficos y aún en el de los lingüísticos, hace operar invariablemente en forma automática al sujeto que escribe o habla a través de un enunciado discursivo, cuando no se pregunta y se cuestiona lo que escribe o habla, ya sea por medio de su estilo personal sin referencia concreta a los estilos de discurso de cita o usando cualesquiera de ellos. Esta afirmación nos conducen irremediablemente a la pregunta sobre la autonomía de la lengua ¿Dónde aparece en el discurso hablado o textualizado?   
 
Quiero suponer que la lengua no sólo es “fascista” sino también es antifascista, porque lo uno supone a lo otro. La lengua institucionalizada es evidente que obliga a decir, pero en el interior de ella, y subyacente a ella, también está la lengua como herejía, discurso que lucha constantemente contra lo instituido y le dice que no obligue a decir. En consecuencia, la interrelación tensa entre lo que se puede denominar como una lengua instrumental así como una lengua herética, deben constituir o mejor dicho, constituyen el laboratorio de la enunciación para generar lo que aún no se ha dicho.                     
 
Esa relación es el gran reto para todo sujeto pensante que al lograr incorporar algo nuevo aunque parezca insignificante, sobre el trabajo de reflexión y cuestionamiento de las estructuras de esos dos mundos de la lengua. Ello podría derivar en el camino de la autonomía para construir nuevos signos gráficos y lingüísticos, en la posibilidad de generar una lengua crítica con nuevas enunciaciones a partir de esa matriz doble de la enunciación, pero saliéndose y esto es lo verdaderamente importante, de la reproducción cultural de la enunciación y entrar así, a la posible creación de la enunciación. A nuevas visiones del mundo y de la vida.
 
Tal camino vale la pena, no importa que la lengua como herejía, fatalmente tenderá a aspirar y convertirse tarde que temprano en una nueva lengua instrumental e institucionalizada.





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©