El Gea

Algunos modelos de interpretación en Historia (XI)

Por Mario González Plata


Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

El indirecto, es aquel que se realiza cuando el sujeto que cita lo lleva a cabo, reformulando y sintetizando el enunciado con sus propias palabras para trasmitir las del sujeto citado. Por lo que este estilo es menos objetivo por el hecho de no citar en las mismas palabras.  
 
El indirecto libre aparece cuando en el acto de citar una enunciación se diluyen los sujetos en una especie de “contaminación” en la representación textual del discurso. Tanto el citador como el citatorio “ se confunden en [los]... dos enunciados” que se evocan.
 
Por último, las citas no expresas son aquellas palabras que el sujeto de la enunciación de un discurso introduce sus signos gráficos sin el objetivo de diferenciarse de otro posible sujeto, que sin embargo enuncia. El autor que señala esto, el señor Lozano a partir de Docrot, afirma que estas citas se dan en “ciertas” construcciones lingüísticas del discurso del enunciador al negar una afirmación o bien, en polémicas. Por ejemplo, si yo hago referencia al lector de estas líneas y digo: Tú no eres mal lector. Aquí aparecen dos sujetos, uno que hace una proposición afirmativa y otro que se introduce negando y, que no es más que la cita subyacente. Estos enunciados se construyen a grosso modo con los términos “pero”, “sino”, “como todos saben”, “lejos de haber”, etc. Además que en algunos casos sirven de conectores a los enunciados encadenados del discurso.
 
La semiótica también ubica en términos generales otros dos estilos de discurso para citar: El implícito y el explícito. Con lo cual y en lo particular disiento en parte. Pues parece que no puede haber citas implícitas a partir del que habla o escribe. El uso de comillas, el discurso indirecto y el indirecto libre son explícitos, porque sencillamente, el acto es una clarificación de identidad entre el citador y el citatorio, ya que se señala expresamente para evitar cualquier forma de confusión entre ambos. Que algunos piensen que con esto se es más objetivo no me importa, puesto que cualquier forma o estilo de enunciación de discurso está cargada de subjetividad. El que escribe o habla y evoca la cita, lo hace de manera explícita para que el lector o destinatario como sujeto de comunicación, perciba los señalamientos de la cita con la consecuencia de diferenciar las voces que se expresan en una representación textual cualquiera que sea su género.





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©