Conozca el Gea.

Suicidio, superioridad y felicidad animal (XXV)



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

Bien es sabido que el tan utilizado Aristóteles distinguía entre una actividad meramente instrumentalizada o productiva, sin involucración ética y una actividad propiamente ética. El bien instrumental es diferente del bien ético y el criminal suele hacerlo muy bien. Por eso hablaba yo de aquel cardenal que, cuando hacía el bien lo hacía mal y cuando hacía el mal lo hacía bien.

El hacer tiene su bien y el obrar tiene el suyo. La razón tiene dos vertientes diferentes. Y lo que esté bien hecho no por eso es una buena acción. Hay que distinguir entre la obra bien hecha y la buena obra. Pero todo esto es difícil de entender para los que quieren reducir la razón a algo absoluto.

Dicho esto, me solidarizo con los que han afirmado que el suicidio es una decisión personal. Tiene por supuesto que ver con la ética, pero no hay un principio ético que diga que el suicidio (en general) es obrar mal. Ese principio es un invento de algunos que viven opíparamente de las rentas del padecimiento de Jesús de Nazaret. No sé con base a qué pueden afirmar que todo suicidio es una acción inaceptable. 
Pero naturalmente que un suicidio concreto puede ser inaceptable. Si yo, por ejemplo, estoy tan harto de la vida y de sus penas que decido poner fin a ella, dejando así en situación de total desamparo y perjudicando a las personas con las que me unen lazos sociales y económicos, entonces eso es un suicidio egoísta y no justificable. Os voy a confesar que si yo tenga miedo ahora incluso a una muerte súbita y prematura, es por los problemas que esto causaría a mi familia. Algunos, por lo menos yo, queremos dejar las cuentas claras antes de suicidarnos. Pero si el suicidio no perjudica a los demás y me libera a mí, no veo por qué ese suicidio vaya a ser condenable. Y decir que atenta contra la razón es tan absurdo como decir que 2 y 2 son 5. Pues un suicidio de esa índole, es lo más racionalmente motivado que existe.

Si el suicidio fuera condenable, también lo sería la osadía y el martirio. Ha habido seres que han entregado su vida por una causa valiosa y honramos su memoria. Luego todo depende de qué, cuándo y cómo.

Como ser humano me veo metido en una vida que yo no le he pedido a nadie. Los teólogos quieren afirmar que esa vida es un don de Dios. Pero no faltaría cientos de personas que pensarían que ciertos dones se los podía meter entonces Dios en el culo, si es que Dios tiene esos atributos. El tratar de demostrar que es bueno es que haya nacido y que está unido a fines transcendentes y todo lo que se quiera, eso es indemostrable por mucho que nos quieran embaucar los teólogos.





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©