Conozca el Gea.

Sobre lo humano (¿o sobre Dios?) (LXXV)



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

Que no exista ontológicamente la esencia de los átomos (o cualquier otra cosa), no significa que tal clase conceptual (o cualquier otra) no exista.
De hecho, es indiscutible que las clase conceptuales existen. Así es como pensamos, englobando las cosas bajo aspectos que consideramos más comunes que otros.

Al hablar de los átomos por supuesto presuponemos que existe algo común a todos ellos, eso es indudable.
Pero una presuposición no es un hecho, por lo tanto que supongamos que tal cosa existe, y que de acuerdo a ello establezcamos ciertas teorías, no significa que tales teorías concuerden con la realidad, sino simplemente con nuestra forma de ordenar la realidad.

Me pedís:
"Preséntame solamente dos caballos cualesquiera que se diferencien precisamente en ser caballos"

Los caballos no pueden diferenciarse entre sí en ser caballos, si definimos previamente lo que es ser un caballo.

Tu pedido implica una tautología inevitable por definición. Es como si me dijeras “aceptando que estas dos cosas son blancas, ahora dime si se diferencian dos cosas blancas precisamente en ser blancas?”

Te recuerdo que hacer dos preguntas en una es un tipo de falacia. 
Si a un acusado se le pregunta en un juicio "¿Por qué es usted culpable?" esta pregunta es falaz, ya que implica que al responder el acusado está aceptado su culpabilidad, algo que está precisamente por determinarse.

Lo mismo ocurre si me pides que te responda a algo que implique precisamente aceptar lo que está en discusión: si existen la esencia.
 
¿Pensás que voy a contestar a semejantes pedido digno de un abogado que intenta confundir a un acusado?





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©