Conozca el Gea.

Sobre lo humano (¿o sobre Dios?) (LXXIII)



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

La fe cristiana, por su parte, no consiste solamente o principalmente en creer en la existencia de Dios, sino centralmente, en creer en la intervención salvadora de Dios en la historia de los hombres, en forma preparatoria, en la historia del Israel del Antiguo Testamento, y en forma definitiva, en la persona de Jesucristo. Una intervención salvadora que es también revelación, es decir, Palabra de Dios dirigida a los hombres por medio de sus enviados los profetas y finalmente por medio de su Hijo. Los signos de credibilidad son aquí los milagros y las profecías cumplidas realizados en el Antiguo y el Nuevo Testamento, y luego, todo a lo largo de la historia de la Iglesia. La prueba filosófica de la existencia de Dios es sólo un elemento más en esa larga cadena de razones y testimonios que conducen al acto de fe en la Revelación. 

Yo no creer que tengo "LA" verdad, por lo que no me veo con la necesidad de imponerla.
Esos impedimentos morales que llevan a los católicos a no imponer la fe, han sido obviados por muchos católicos durante muchas generaciones. Las cruzadas son una prueba de ello.

No sé qué idea tienes de las Cruzadas. El objetivo de las Cruzadas era recuperar el Santo Sepulcro, es decir, el sepulcro en que Cristo estuvo muerto tres días, en Jerusalén, que había sido objeto de peregrinación para los cristianos hasta que las autoridades islámicas prohibieron su entrada en la ciudad. Lo que motivó la Cruzada era lo intolerable que era para la conciencia cristiana de aquellos tiempos que el sepulcro de Cristo, uno de los símbolos sagrados de la Cristiandad, estuviese en manos de infieles. La prueba es que la primera cruzada terminó justamente con la formación de un reino cristiano de Jerusalén, tras la conquista de la ciudad, gobernado por Godofredo de Bouillon. 
Los impedimentos, además, más que propiamente morales, son teológicos, es decir, dependen de la noción misma de lo que es el acto de fe según la teología católica, y en general de considerar la actitud de respeto que Dios mismo tiene ante la libertad del hombre, al cual permite desobedecerle, sí así lo quiere, hasta la misma condenación eterna, no sin por otra parte llamarlo incesantemente a la conversión tanto por medio de los demás como por medio de su propia conciencia.

Saludos cordiales

Néstor Martínez.





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©