Conozca el Gea.

Sobre lo humano (¿o sobre Dios?) (LVI)



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

Para no desviarnos del tema, te recuerdo a cuento de qué vino la cuestión del delfín:

“Crees que los seres humanos "profundizamos" en el conocimiento del universo simplemente porque no tomas en cuenta las dimensiones del mismo. "Todo lo que hay" "Todo lo que es" no puede ser "profundizado". Si hablamos de profundizar en el conocimiento de "todo cuanto hay", un animal a profundizado tanto como nosotros. Al comprender un delfín que un náufrago necesita ayuda y llevarlo hasta la costa, cosa que habitualmente ocurre, puede decirse que este animal "conoce algo".
Esto significa que uno (1), el conocimiento del delfín, está tan cerca del conocimiento del todo como, digamos, siete millones (7.000.0000), el conocimiento de todas la raza humana.”

El delfín ve que un ser actúa de determinada forma (tose, se hunde y no puede respirar), entonces deduce, por un método de analogía inversa, que lo que le ocurre es que se está muriendo por no encontrarse en su medio, deduce a su vez que este medio no es el aire, ya que este animal no se parece a las aves que habitualmente ve sobrevolar la costa. Lo más probable es que el delfín haya visto a seres humanos sólo a bordo de embarcaciones, pero igualmente su razonamiento lo lleva más allá.
Por lo tanto, y sabiendo que sólo puede perteneces al agua, al aire o a la tierra, deduce que debe pertenecer a la tierra. Esto, además, supone una abstracción, el relacionar un “barco” con la “costa”.
Te recuerdo que la analogía es lo que tu usas al intentar probar que si unas tijeras nos hacen pensar que fueron construidas por un ser humano, los seres humanos nos hacen pensar que fueron creados por Dios.
Por lo tanto, El delfín “piensa”.





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©