Conozca el Gea.

Sobre lo humano (¿o sobre Dios?) (XLIX)



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

Basándome en estos hechos, es que he equiparado a Dios y la Nada, con A y B, ya que A y B pueden ser cualquier cosa, incluido Dios, el Infinito, la Nada o 
cualquier concepto que se tomo como indeterminado en una discusión.

Mientras que no se pueda asegurar con razón que es lo que se entiende como Dios, para mí en una discusión Dios será una variable.

El que vos estés seguro de que existe algo a lo que unívocamente y sin lugar a dudas se llame Dios, no cambia el hecho de que hasta el momento no se han dado razones sobre ello, por lo tanto objetivamente el concepto de Dios sigue siendo indeterminado y, por tanto, en una discusión sobre su referente sigue siendo una variable.

Respecto de la esencia, has dicho literalmente que:

 “Decir que no hay diferencias esenciales equivale a decir que sólo existe una gran cosa, o un solo tipo de cosas”. 

Si para vos una “gran cosa” comprende cosas distintas dentro de ella misma, yo no puedo adivinarlo. Esto no lo podés achacar a una falta de atención a la lectura por mi parte, sino a una falta de aceptación de tus equivalencias y supuestos.

Una “gran cosa” o “un solo tipo de cosas” es para mí una cosa que no tiene diferencias entre sí, ya que no acepto las diferencias esenciales o la existencia de clases ontológicas. Y no puedo aceptar su existencia porque simplemente esto es lo que tratamos de determinar, si realmente existe tal cosa.

Es decir, comprendí tu frase considerando que estarías disertando para tratar de probar la existencia de la esencia, no para reafirmar el supuesto por tu parte de su existencia.





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©