Conozca el Gea.

Sobre lo humano (¿o sobre Dios?) (XLI)



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

¿Sabes en que consistió la Inquisición?

La Inquisición fue un tribunal eclesiástico instituido en principio para luchar contra la herejía albigense, y luego extendido a combatir todas las doctrinas y prácticas heréticas en el pueblo cristiano. El origen de la misma fue la guerra albigense que enfrentó en Francia al norte católico con el sur maniqueo. El maniqueísmo es una doctrina que afirma la maldad radical de la materia y el rechazo de todo lo que tenga que ver con el cuerpo, hasta la misma familia y procreación. El tribunal fue creado después de la victoria militar de los católicos con Simon de Montfort sobre los barones albigenses. La lucha contra la herejía había sido siempre tarea de los Obispos, pero en esa coyuntura muchos Obispos del sur simpatizaban con el maniqueísmo o pertenecían directamente a él. La Inquisición, por su misma naturaleza, sólo tuvo jurisdicción sobre los bautizados. La finalidad primera del proceso era la conversión del hereje, que era perdonado si daba muestras válidas de arrepentimiento. También podía ser sobreseído el caso si el acusado lograba demostrar su inocencia. En caso de persistencia voluntaria en la herejía, era excomulgado y entregado al brazo secular, que le aplicaba la pena de muerte. Después de creado el tribunal un Papa aceptó introducir en los interrogatorios la práctica de la tortura, que era la práctica común en los juzgados civiles desde tiempo de los romanos, y seguramente desde siempre. La Inquisición se inscribe dentro de la mentalidad y situación de su época. La existencia de un tribunal competente en materia de herejía y de un proceso legal detallado no dejaba de ser una garantía para los acusados que de lo contrario podían ser fácilmente linchados por el pueblo o los señores feudales por el solo rumor de herejía o por acusaciones malintencionadas debidas a otros motivos. Debemos comparar a la Inquisición con su tiempo, y no con el nuestro. Eso no significa que no se hayan cometido abusos y crímenes, por los que recientemente hemos pedido perdón por boca del Santo Padre Juan Pablo II.

La Inquisición no fue tampoco algo exclusivamente católico: en pleno culto Renacimiento Miguel Servet fue quemado por Calvino en Ginebra, la caza de brujas en esa época en Europa tuvo activa participación de inquisidores protestantes, en Salem, Norteamérica, muchas personas fueron condenadas a muerte por la acusación de brujería procedente de dos muchachas histéricas, etc. Y cuando llegó el alba de la revolución francesa, alumbró sobre la sangre del Terror y la guillotina. Luego Stalin exterminó miles de campesinos que no querían seguir sus ideas, etc.





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©