Conozca el Gea.

Sobre Dios (¿o sobre lo humano?) (XXXV)



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

En lo anterior, como se ve, no existe la premisa "El Perfectísimo es Necesario", que para Kant constituye la intrusión del argumento ontológico en la "tertia via". Esta otra forma de demostrarlo se acerca más a lo que presenta Kant, pero igualmente escapa a su objeción, por lo que vimos arriba:

El Ser Necesario no puede no ser. Pero eso sólo es posible si se identifica con el Ser mismo. Sólo del Ser mismo cabe decir que su no existencia es imposible. Sólo el Ser mismo ve su relación con la existencia regulada por el principio de identidad y por tanto, por el de no contradicción. Todo otro ente que no sea el Ser mismo, participa del ser, y se distingue, por tanto, de su mismo ser. No es el Ser, sino un ser particular y limitado. Su ser no forma parte de su esencia ni de su definición, y entonces, puede no ser, es contingente. No implica contradicción que no sea, que no exista. Nótese de que no se trata de que no hayamos encontrado otro que el Perfectísimo para ser Necesario, sino de que cualquier otro que no sea el Perfectísimo es limitado, participado, y se distingue realmente de su ser: es contingente por tanto y no Necesario.

Luego, el Ser Necesario es el Ser Subsistente y Perfectísimo. Pero entonces, como el Necesario existe (primera parte de la prueba), el Perfectísimo existe. Q.E.D.

Lo que sucede en realidad, es que Kant, a pesar de que concede que la conclusión del Ser Necesario a partir de los seres contingentes es rigurosa, no acepta que sea un conocimiento, porque implica ir más allá de la experiencia. Por eso para él toda la argumentación no sobrepasa el nivel del argumento ontológico. Pero para aceptar esta tesis de Kant, hay que aceptar previamente toda su filosofía del conocimiento, toda la "Crítica de la Razón Pura". Lo que cabe discutir entonces, como te decía al comienzo del mail, son las razones para decir que no es válido aplicar el principio de causalidad a un ente contingente dado en la experiencia para llegar a un ente Necesario que trasciende la experiencia.

Saludos cordiales

Néstor Martínez.





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©