Conozca el Gea.

Sobre Dios (¿o sobre lo humano?) (XXIX)



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

3 - La prueba físico-teológica.
Esta es la única prueba que no prescinde (tal como las dos anteriores) de principios empíricos, o basados en la experiencia.

En la prueba "cosmológica" se parte de los entes cambiantes y contingentes dados en la experiencia. 

El argumento que se basa en las deducir que existe un creador e inteligente, porque vemos que la complejidad, su estructura y la finalidad de las cosas nos abruma, llamado comúnmente "prueba físico teológica" de la existencia de Dios, a sido refutado hace años. Este argumento se basa en las analogías entre algunas producciones naturales, y lo que el arte humano produce cuando modifica a la naturaleza. (tu ejemplo de las tijeras y el sastre).

Kant nos dice que esta prueba, en el mejor de los casos, sólo nos demostraría la existencia de un demiurgo, un constructor del mundo. Es decir, un ser que no "crea", sino que "da forma", diseña, ordena o reordena, limitado, tal como dice Kant, por la materia con que trabaja.

Kant no considera que, en este caso, el orden de que se habla no es un orden externamente impuesto a las cosas, como el de las piezas de un motor, sino un orden que brota de la naturaleza misma de los seres, y que por tanto, sólo puede haber sido inducido por el Creador del ser mismo de las cosas, y no por un mero Ordenador de realidades preexistentes.

Es decir: Un mero Ordenador sería el que recombinase de algún modo elementos preexistentes. Pero entonces, esos elementos (por ejemplo, la materia) tendrían su naturaleza propia, independientemente del Ordenador. El orden que surgiese de ese modo, no sería un orden basado en la naturaleza misma de las cosas, que sería previa a la acción del Ordenador. Pero el orden dado en el Universo, brota de la naturaleza misma de las cosas. El orden del organismo humano, por ejemplo, no es algo añadido a posteriori a la naturaleza humana, sino que es constitutivo de ella. Eso quiere decir que el Ordenador del Universo es también el Creador de las naturalezas. La forma que tiene de "ordenar" es dando la existencia a naturalezas dotadas de orden intrínseco, como el organismo humano, y además extrínsecamente relacionadas entre sí, como el antílope y la hierba. Pero si es el Creador de las naturalezas, entonces no puede haber nada previo a su acción Creadora y ordenadora, pues sería algo sin naturaleza, lo que es absurdo. Luego, es Creador "ex nihilo", o sea, sin materia previa.





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©