Conozca el Gea.

Sobre Dios (¿o sobre lo humano?) (XVII)



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

No es cierto por tanto que la bondad se reduzca a la bondad moral, ni tampoco a las cosas humanas. La salud es buena, y la enfermedad, un mal, y la salud y la enfermedad se dan en todo el reino animal y vegetal. El placer es un bien, y el dolor un mal, y se dan también en todo el reino animal. El alimento, igualmente, es un bien para todo animal y vegetal. Etc.

Y por eso mismo, el ser Dios causa de todas las cosas, no lo hace causa de los males, porque los males son un no ser, y el no ser no exige causa eficiente, sino a lo sumo, como decía San Agustín, causa "deficiente", es decir, la falla en el obrar de alguna creatura, no en el obrar del Creador, que no puede tener defecto alguno, porque es la Plenitud de todo ser y de todo bien. En cuanto a la permisión de los males, ya vimos que eso descansa en el secreto insondable de la sabiduría divina, de la que sólo podemos saber que es justa y buena.

Y por eso mismo, las mismas perfecciones positivas de las cosas creadas se dan en Dios sin nada de lo que de imperfecto tienen en nosotros. Así, por ejemplo, la sabiduría humana es algo positivo y bueno, pero siempre limitado e imperfecto; en Dios se da sólo lo que en ella hay de ser y de perfección, y nada de lo que en ella hay de límite y de no ser.

Y así se entiende que la inmutabilidad, la necesidad, la omnipotencia, la omnisciencia, la personalidad, se puedan deducir de la infinita plenitud y perfección del ser de Dios. Pues todo ello se sigue necesariamente de la exclusión de todo no ser y de todo límite, y de ello no se sigue el mal, la ignorancia, etc. El cambio implica el no ser, pues es dejar de ser lo que se era y no ser lo que se va a ser, la contingencia implica el no ser, porque es poder no ser, la omnipotencia se sigue de la exclusión de todo límite al poder divino, así como la omnisciencia, de la exclusión de todo límite a su saber, y la personalidad es más perfecta que la carencia de la misma.





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©