Conozca el Gea.

Sobre Dios (¿o sobre lo humano?) (XIV)



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

El que exista una Causa Primera y un Ser Necesario es, como ya vimos, una exigencia de la posibilidad misma de los seres cambiantes y contingentes de nuestra experiencia.

El puro concepto de "ser origen del cambio de otros" no implica para nada el cambiar uno mismo, solamente lo exige en esos otros. En nuestra experiencia,
todo lo que produce un cambio, cambia, pero porque nuestra experiencia es solamente de los entes finitos, y a Dios no lo conocemos empíricamente, sino
racionalmente, como condición de posibilidad de los seres empíricos. Cometemos un error si convertimos en ley general de toda causalidad posible lo que es solamente un dato de la causalidad de los seres finitos y empíricos, y no viene de ningún modo exigido por el concepto mismo de "ser causa de un cambio en otros".

Desde toda la Eternidad, es decir, en el eterno presente, el Creador ve su plan, en el cual están incluidos todos los cambios que ocurren en el mundo, ve también su decisión libre y eterna como él de que exista un mundo así, y ve ese mundo existente con toda su historia y todos sus cambios, incluido su comienzo del tiempo, que tiene por voluntad de Dios, sin que haya en El cambio alguno. Esto es simplemente una deducción del concepto de Causa Primera necesaria e inmutable.

Ese "eterno presente" del que hablamos no es un presente temporal como el nuestro, porque no tiene antes ni después. No fluye ni transcurre: ES. Esto también es deducción de ese concepto primordial.

Por lo mismo, el Creador es "coetáneo" con cada momento de la serie temporal, según la famosa imagen de Boecio, como el centro de la circunferencia se halla, todo él y no una parte solamente, a la misma distancia de todos los puntos de la misma. Igualmente, toda la eternidad indivisible de Dios, y no parte de ella, se halla presente a cada uno de los momentos del tiempo.





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©