Conozca el Gea.

Sobre Dios (¿o sobre lo humano?) (VIII)



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

La única respuesta RACIONAL es que hay algo que no puede no existir, algo al que la existencia no le acaece como a nosotros, algo que es la existencia misma en propiedad, algo que existe en cualquier hipótesis concebible, y que es el presupuesto necesario de cualquier representación posible de la realidad. Algo que no se puede sacar o poner como ocurre con absolutamente todas las otras cosas que conocemos. Es decir, algo verdaderamente absoluto.

El ser contingente no se explica por sí mismo, porque por definición tanto puede existir como no existir, y entonces, si existe, igualmente podría no haber existido. No está en él la razón por la que existe, en vez de no existir.

Pero entonces, esa razón sólo puede estar, o en la nada, o en el Ser Necesario. La primer hipótesis es absurda: de la nada, nada sale. Luego, Dios existe.

Escuchemos a Stephen Hawking, en un momento de particular lucidez filosófica:

"Incluso si hay una teoría unificada posible, se trata únicamente de un conjunto de reglas y de ecuaciones. ¿Qué es lo que insufla fuego en las ecuaciones y crea un universo que puede ser descrito por ellas? El método usual de la ciencia de construir un modelo matemático no puede responder a las preguntas de porqué debe haber un universo que sea descrito por el modelo. ¿Porqué atraviesa el universo por todas las dificultades de la existencia? ¿Es la teoría unificada tan convincente que ocasiona su propia existencia? ¿O se necesita un creador y, si es así, ¿tiene éste algún otro efecto sobre el universo? ¿Y quién lo creó a él? " ("Historia del tiempo").

No estamos hablando aquí del "Big Bang", que si existió, fue un acontecimiento contingente, en eso no diferente de todos los demás acontecimientos de nuestro mundo. Si nuestro Universo material todo procede de una gran "explosión", de modo que antes no hubiese habido nada, es claro que hace falta una causa, porque de la nada, nada sale. No se puede explicar el ser contingente mientras se permanezca en el plano de lo contingente.





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©