Seguridad para nadadores, bañistas y buzos (XXII).



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

Suelen merodear también por los ríos, lagos y lagunas, dependiendo generalmente de la vegetación y flora circundante, distintos insectos voladores como abejas, tábano, avispas o avispones. La verdad es que es prácticamente imposible morir a causa de las picaduras de este tipo de insectos, ya que haría falta para ello recibir el veneno de cientos de ellos para matar a una persona normal, es decir, que no tenga ningún tipo de problema alérgico. Se sabe que en Zimbabwe, por ejemplo, un hombre sobrevivió a las picaduras de más de 2.000 abejas.

Sin embargo, las molestias serán inevitables una vez que hayamos sido picados, y además pueden aparecer manifestaciones sistémicas producto de la hipersensibilidad al veneno que puede tener ciertas personas, y que muy probablemente desconozcan debido a que es muy raro que antes ya hayan pasado por una situación similar. Estas manifestaciones suelen ser: sofoco, mareo, sibilantes, colapso, incontinencia de esfínteres hinchazón de labios, lengua y garganta, y pérdida de la conciencia en la media hora siguiente al momento de la o las picaduras.

El diagnóstico que confirme esta hipersensibilidad se ratifica a través de pruebas cutáneas y sanguíneas, por lo que en una situación de ese tipo sólo puede ayudar a la víctima un profesional de la medicina, no pudiéndose aplicar primeros auxilios, salvo el sacar a la persona del agua, ponerla en lugar seguro y buscar ayuda o evacuarla lo antes posible.





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©