Seguridad para nadadores, bañistas y buzos (V).



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

1 - Conocer al menos las técnicas básicas de primeros auxilios y / o socorrismo acuático.

En este caso el conocimiento de los primeros auxilios incluye tanto el manejo de las técnicas necesarias de salvamento o socorro de otra persona, tales como RCP (Reanimación CardioPulmonar), como el reconocimiento de las reacciones normales y anormales de nuestro propio organismo en el contexto acuático (calambres, cansancio muscular, hipotermia, reacciones alérgicas, etc) y el entrenamiento y preparación necesarias para resolver diversas situaciones de emergencia y de ayuda médica inmediata (que pueden proporcionar un curso de supervivencia, por ejemplo), las cuales por supuesto serán útiles también para infinidad de casos que no se relacionan con la seguridad en el agua y que exigen estas mismas habilidades.


Video en dónde se observa una práctica de RCP (Reanimación Cardio Pulmonar)

2 - Nunca nadar, bucear o bañarse sólo. 

Se lo haga en aguas abiertas o cubiertas pero sobre todo, por supuesto, en las primeras. Los accidentes son por definición algo poco común, pero también por definición ocurren cuando no los esperamos, por lo que si estamos solos mientras practicamos la natación, buceamos o nos bañamos es muy probable que ni siquiera tengamos posibilidad de pedir ayuda si algo pasa.

3 - Acatar las recomendaciones de los que saben o de la autoridad competente.

Si estamos bañándonos, nadando o buceando en las aguas de una playa (pública o dependiente de un balneario), en una piscina, o en definitiva, en aguas abiertas o cubiertas en donde se disponga de encargados de la seguridad de los nadadores, buzos o bañistas, siempre hay que respetar las recomendaciones de los mismos.





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©