Conozca a los creadores de Andinia.com

Desequilibrio organizacional (V).



Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

Si ahora hay más personas en peores condiciones de vida que en el siglo pasado, y casi tantas como en el anterior. Si no se puede vivir tranquilamente de la tierra, porque la misma pertenece al gobierno o a una multinacional maderera o productora de transgénicos, por ejemplo. O si ahora se puede morir de un momento a otro aplastado en un amasijo de hierros y cemento, o contaminado por agentes radioactivos, bacteriológicos o químicos por culpa de la pésima política exterior de los Estados Unidos, o del fanatismo de los enemigos del sistema actual. Si casi se están agotando a consciencia los recursos naturales no renovables (combustibles fósiles, etc.) al mismo tiempo que se destroza con su uso el medio ambiente, se transforma el clima: la tierra, la atmósfera, las aguas y la salud de todo ser vivo.

Si todo esto es moneda corriente, ¿puede explicarme alguien en que consiste el tan loado progreso?

Y entonces, se ve como una hermosa periodista, maquillada espectacularmente y con una sonrisa tan inalterable como “envidiable”, no dice con voz de locutora: “los argentinos han vuelto al primitivo sistema del trueque”. Yo le diría simplemente: “Si lo primitivo es mejor que lo moderno, ¡¡bienvenido sea lo primitivo!!”. La estúpida idea de que para avanzar hay que crear “algo nuevo” porque todo lo pasado, tanto en el ámbito político, económico y social, como en el técnico y científico, o en el de las ideas en general, fue “superado” es digna de ser despreciada por la simpleza con que se da por supuesta tontería tan manifiesta.

La propia arbitraria “distribución” de la historia pone de manifiesto las raíces tan profundas del ego moderno o postmoderno. Muchas veces se califica a la historia de “Antigua”, “Media”, “Moderna”, “Contemporánea” y por último ahora surge con frecuencia el término “Post moderna”. La idea de progreso implícita en estos nombres es evidente.

Muchos creen todavía, por ejemplo, que la edad media fue útil sólo en cuanto tránsito necesario para llegar a la Modernidad. Se olvidan, sin embargo, que la mayoría (sí la gran mayoría) de los manuscritos conservados de esas época ni siquiera fueron debidamente traducidos y catalogados, y esto no lo digo yo, sino el profesor titular de la cátedra de Historia de la Filosofía Medieval de la UBA, Francisco Bertelloni. ¿Imaginan ustedes la cantidad de sabiduría que puede estar encerrada en esos textos y manuscritos? Pues bueno, nadie parece preocuparse desesperadamente por ello, ya que lo que antes existió ya está “superado” y “fuera de moda”.





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©