El Gea

Sobre la complejidad de educar en valores (XXII).

Por Juan Ramón Tirado Rozúa, José Luis Ramírez, Aldo Mazzucchelli, Gustavo Lubatti, Cora y L.


Los más populares

Equipo para la Aventura

Supervivencia

Deportes Extremos y Tradicionales

Viajes y turismo

Fotografía y Video

Cursos

Ecología y Jardinería

Subastas

Vehículos

¿Buscando Empleo?

Energía verde

Pero antes de salirnos de nosotros mismos constatemos que un instrumento importantísimo es el pensamiento y el lenguaje humano. El pensamiento nos permite representarnos, ser conscientes de nuestra realidad y de lo que hacemos y el lenguaje ayuda a procesar el pensamiento. Pero es que además el hombre no es un animal solitario sino un animal social como los demás animales gregarios. Con la diferencia de que tiene lenguaje y no sólo se comunica con sonidos sino con un tipo de sonidos articulados que se convierten en símbolos. El logos es propio del ser humano porque nuestra intuición no está desarrollada por completo. Dios no necesita logos y los animales carecen de logos. El logos es un instrumento sí, pero un instrumento procesal del pensar. Gracias a él podemos de la intuición y la memoria ir vislumbrando nuevas conocimientos, nuevas conciencias de cosas que un ser superior vería de una vez por todas. El lógos es nuestra gloria y nuestra miseria. Ganarás el pan con el sudor de tu frente y ganarás el saber con el hablar y darle vueltas a las cosas. La intuición es momentánea (kairos), el discurso o logos es palabra en el tiempo (kronos).

Adviértase sin embargo que estoy hablando de un lenguaje que todavía no ha llegado a ser totalmente consciente de sí mismo. Es un lenguaje hablado espontáneo, aprendido en la comunidad humana por imitación y uso. Es una lenguaje anterior a la escritura que surge inmediatamente, casi inconsciente, del pensamiento en la boca y que no puede de ninguna manera sistematizarse y formalizarse como hace nuestro amigo el tomista. Es un lenguaje que tiene conceptos universales, pero no abstracciones. Pues abstracción y concepto universal no son lo mismo. Las abstracciones son propias de lo que llamamos teoría. Un buen artista que carezca de teoría del arte y no sepa explicarnos por qué hace lo que hace, tiene concepciones universales que no son abstractas. Los niños tampoco piensan abstractamente, y sin embargo nos entendemos con ellos.

Si no se es consciente de la transformación que supuso la introducción del alfabeto para la mentalidad griega, no se entenderá en absoluto de lo que hablo y se tratará de interpretar todo (medirlo) desde un estadio posterior. Eso es lo que me llevó a Vico, a Humboldt, a Whorf, a cassirer, a Weisgerber.

Al decir que la experiencia humana es lo que constituye la praxis y que el lenguaje es su instrumento más inmediato, el instrumento comunicativo que hace de esa praxis una praxis en común, sin la cual no habría praxis propiamente dicha, estoy diciendo que en el principio no había teoría alguna en el sentido que le damos a la palabra teoría. Y sin embargo había un saber. Había experiencia y eso que algunos han llamado "conocimiento tácito" (expresión muy equívoca por cierto). El hombre prealfabético muestra lo que sabe y habla de ello, pero no lo describe propiamente. Es la época de las leyendas y las narraciones míticas. El Significante ahí es toda una narración (como las sagas y los mitos) que nos hace entender algo pero no describiéndolo. La ficción sabe decir indirectamente mejores verdades que la descripción. Un buen ejemplo enseña más que la formulación de una regla de conducta. Y no creo que deba haceros advertir que toda descripción es posterior a la escritura porque si no, no se llamaría "de-scripción".





El Buscador para los amantes de la vida al Aire Libre © - Andinia.com ©